Fueron los anfitriones de la anterior Copa Mundial de Fútsal de la FIFA en 2012, y cuatro años después los tailandeses están haciendo historia en Colombia con su clasificación a los octavos de final.