"For the game, for the world" (“Por el juego, por el mundo”) es el lema de la FIFA, una declaración de intenciones que rige también los gastos del organismo rector del fútbol mundial.

La gran mayoría de los ingresos que recibe la FIFA se invierte en el fútbol y en el desarrollo del fútbol. El 72% del gasto que efectúa la organización se inyecta directamente en el fútbol, con la Responsabilidad Social y Corporativa como pilar maestro y los programas de desarrollo como área básica de inversión. De hecho, en el último ciclo, entre 2011 y 2014, se repartieron 1.052 millones USD (el 20% del gasto total) entre el Programa de Asistencia Financiera (FAP), el programa Goal y demás proyectos sociales y de desarrollo que lleva a cabo la organización.

Las competiciones, además de aportar alegría y diversión al mundo, también desempeñan una labor decisiva en el desarrollo del fútbol y en la formación de sus participantes y anfitriones. Por consiguiente, Competiciones de la FIFA representa el área única de gasto más importante, cuyos desembolsos relacionados con las diferentes manifestaciones deportivas de la FIFA ascienden a 2.817 millones USD en el último cuatrienio.

A la Copa Mundial de la FIFA corresponde la mayor parte de este total de 1.224 millones USD: en los gastos de Brasil 2014 destacan el dinero del premio, las contribuciones al Comité Organizador Local y los costes de producción televisiva. Además, la FIFA mantiene un importante compromiso con la plétora de competiciones menos relevantes que desempeñan una labor fundamental en el desarrollo y perfeccionamiento del fútbol, por eso dedicó 505 millones USD a las otras 24 competiciones que se celebraron durante el periodo comprendido entre 2007 y 2010.

La FIFA se asegura de que se beneficien todas las partes implicadas, y con ese fin efectuó un pago extraordinario de 144 millones de USD a sus federaciones miembros y confederaciones. El fútbol de clubes recibió también fondos adicionales de la FIFA: 70 millones USD a los 396 clubes representados en la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014. Para contribuir con el desarrollo del fútbol en el país organizador, FIFA aprobó un Fondo de Legado de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ de 100 millones USD. Con este fondo de legado, Brasil continuará beneficiándose del certamen en los años venideros.

Después de la finalización del Programa de Protección de Clubes de la FIFA por el periodo abarcado entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre de 2014, fueron pagados en compensación a los clubes un total de 39.4 millones de euros, incluyendo pagos anticipados hasta que jugadores lesionados estuviesen en condiciones de volver a jugar. Dado el éxito resonante del programa, el Comité Ejecutivo de la FIFA ha decidido extender el programa par cubrir el periodo que va del 1 de enero de 2015 hasta el 1 de diciembre de 2018. El programa cubrirá ahora también a los cubes por sus representantes en partidos internacionales “A” de fútbol femenino.

El Comité Ejecutivo de la FIFA acordó reservar recursos por valor de 40 millones USD para la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 y 70 millones USD para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014, con el objetivo de reconocer la importancia que tienen los clubes en el éxito de las Copas Mundiales de la FIFA. Los pagos correspondientes a la Copa Mundial de la FIFA 2010 se repartieron a través de las federaciones miembros a los respectivos clubes de los 736 jugadores que participaron en la fase final de la competición.

La FIFA, como corresponde a una organización de su tamaño y alcance, posee también gastos de explotación importantes, que ascendieron a 861 millones de USD en el periodo 2011-2014. También gobernar el fútbol cuesta dinero: la organización de todas las comisiones y congresos de la FIFA, los asuntos jurídicos y la gestión del fútbol requirieron un gasto de 232 millones USD.

El cumplimiento de las obligaciones contractuales relacionadas con la explotación del marketing y los derechos de prensa y televisivos, si bien a posteriori cosechan beneficios, precisan de un desembolso inicial. Entre 2011 y 2014 se dedicaron 84 millones de USD a estos menesteres y a la concesión de licencias. Los gastos en divisas también figuran en la hoja de gastos de la FIFA, aunque estas pérdidas se han compensado con las correspondientes ganancias en divisas registradas durante el mismo periodo.

En el balance de situación figuran reservas financieras establecidas para garantizar que la organización pueda reaccionar ante los imprevistos y goce de independencia financiera.