Uno de los pilares fundamentales de la FIFA es proteger la integridad del fútbol. Sus objetivos estatutarios prevén que no se utilicen métodos o prácticas –como el amaño de partidos o la corrupción— que puedan poner en peligro la integridad de los partidos, torneos, futbolistas, funcionarios o federaciones miembro o dar alas a los abusos en el fútbol.

En los últimos años, el amaño de partidos ha sido motivo de gran preocupación en el mundo del fútbol. Sin embargo, la FIFA adoptó ya en 2005 las primeras medidas importantes encaminadas a garantizar la integridad del fútbol el mundo entero. Tras haber ampliado el alcance de sus proyectos más allá del enfoque inicial centrado en la supervisión de sus torneos para detectar posibles irregularidades en los mercados internacionales de apuestas, la FIFA —y sus colaboradores en esta campaña— ha encabezado la lucha de los órganos rectores para hacer frente a posibles casos de partidos amañados

La Iniciativa de Integridad de la FIFA, presentada en 2012, abarca a las 211 federaciones miembro y recoge varios aspectos, entre los que destacan cinco: prevención, detección, recopilación de datos, investigación y sanciones. A tales efectos, la FIFA formó un grupo a cargo de las cuestiones de integridad, cuyo cometido es analizar e investigar incidentes, prestar asistencia a las federaciones miembro y confederaciones, a petición de estas, y establecer estructuras y procesos básicos para combatir el amaño de partidos. Este planteamiento integral cubre diferentes áreas como son la jurídica y disciplinaria, el seguimiento del mundo de las apuestas o la detección y prevención de fraudes, y también implica la revisión de las políticas y procedimientos existentes, el análisis de la vulnerabilidad ante los posibles peligros y la evaluación de la efectividad de la reglamentación y la jurisprudencia aplicables en los casos de manipulación de partidos que se producen en el ámbito de las confederaciones y las federaciones miembro.

En 2016, la FIFA esbozó en su documento FIFA 2.0: el futuro del fútbol algunas medidas para reforzar la protección de la integridad del fútbol y luchar contra el amaño de partidos, incluidas varias recomendaciones para conferir a las federaciones los medios que les permitan contar con una buena gestión y programas de integridad. Como parte de su red de prevención y programas de formación, así como para estimular la cooperación con otras federaciones deportivas internacionales y grupos de interés, como empresas que vigilan los mercados de apuestas, la FIFA sigue implicando a todas sus federaciones y a las confederaciones. Para el año 2017 y años posteriores, se prevé ayudarlas para que adquieran los conocimientos necesarios en la lucha contra la manipulación de partidos a escala nacional, y se dará apoyo a la implementación de diversas medidas preventivas, así como a la adopción a largo plazo de planteamientos sostenibles en cuestiones de ética y de integridad, incluido el amaño de partidos.

Como organización, la FIFA ha modernizado y optimizado sus estructuras internas reorganizando las funciones de integridad en el Departamento de Ética de la División de Servicios Jurídicos e Integridad. De esta manera, ha armonizado su objetivo central —la integridad de los partidos— con la labor del órgano de instrucción de la Comisión de Ética, cuya finalidad principal es investigar las posibles infracciones del Código de Ética. Las investigaciones que los órganos judiciales correspondientes llevan a cabo sobre la integridad se centran en los partidos y torneos que recaen en la jurisdicción de la FIFA.