Los jugadores de las 24 selecciones participantes en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA EAU 2013 fueron advertidos sobre los peligros relacionados con la manipulación de partidos.

El amaño de partidos es una gran amenaza para el deporte rey a nivel global, y la lucha por erradicar esta lacra es uno de los cometidos más importantes y apremiantes a los que se enfrenta la FIFA en la actualidad. Por esta razón, el máximo organismo del fútbol mundial mantuvo charlas informativas con cada una de las 24 selecciones participantes en la Copa Mundial Sub-17 de EAU 2013 en un taller específico sobre la manipulación de partidos. Los jóvenes talentos, que debutarán en el escenario internacional de una competición de la FIFA, fueron advertidos con insistencia de que la influencia sobre el transcurso natural de un partido, así como el beneficio económico obtenido a través de las apuestas, se considera manipulación.

"El amaño se produce a distintos niveles: cuál será el resultado final o el resultado al descanso, el número de tantos marcados, córners, tarjetas, el primer gol, el primer penal o incluso el primer saque de banda", explica Nicholas Raudenski, mánager de seguridad de la FIFA, a los muchachos.

Raudenski fundamentó sus declaraciones en la observación del mercado global en los últimos años. "Hemos comprobado un aumento considerable de las apuestas en torneos juveniles", afirma. "La Copa Mundial Sub-17 de la FIFA también despierta un gran interés. No en vano, en la edición de hace dos años en México, las casas de apuestas online más importantes del planeta ofrecieron todos sus partidos. Y los encuentros de este campeonato se retransmitirán en más de 100 países". Es lógico, por tanto, pensar que la gente volverá a apostar desde cualquier rincón del mundo.

Tolerancia cero frente a los amaños
La FIFA aplica una política de tolerancia cero con la manipulación de partidos. El cien por cien de los enfrentamientos correspondientes a competiciones de la FIFA se supervisan mediante el Early Warning System, un sistema diseñado para controlar el posible amaño. "¿Cómo reaccionaríais vosotros si se os acercase un hombre, os ofreciera un sobre marrón con 275.000 dólares estadounidenses y os dijera que no se va a enterar nadie?", pregunta Raudenski a los jugadores para ver su reacción. No cabe duda de que se trata de una gran tentación para los jóvenes futbolistas, y aquí es donde la FIFA apuesta por una iniciativa de integridad moral.

"Reconocer, rechazar e informar son los tres conceptos claves de nuestra presentación", señala Raudenski, quien apela a la iniciativa del Juego Limpio de la FIFA. "Pensad en vuestro equipo, en vuestra familia, en vuestros amigos y en vuestro país. Amañar un partido es engañar, es hacer trampa en el deporte más popular del mundo", dice.

Y no sólo afecta a la reputación del jugador más allá incluso de los terrenos de juego, sino que además puede significar el punto y final prematuro a una prometedora carrera. Por eso, Raudenski insta a los jugadores a que, además de rechazar las posibles ofertas, informen de los presuntos intentos de manipulación de partidos a través de los diferentes canales que destina la FIFA a tal efecto. Además de una línea telefónica directa a la que pueden recurrir de forma anónima jugadores, funcionarios y árbitros para informar de indicios o casos sospechosos, la FIFA, en cooperación con la Interpol, también ofrece desde hace poco varios programas de formación online para advertir sobre los peligros de la manipulación.

En estos cursillos, orientados a cada uno de los grupos que pueden ser víctimas de los manipuladores, se muestra de forma interactiva y en cinco idiomas distintos cómo reconocer, rechazar e informar sobre las posibles ofertas de amaño de partidos o fraudes similares.