Constituido a principios de 2017 con el fin de asesorar de forma independiente a la FIFA en materia de derechos humanos, el Consejo Asesor sobre Derechos Humanos ha publicado este 9 de noviembre su primer informe, en el que el grupo de expertos integrado por ocho representantes provenientes del sistema de la ONU, organizaciones de la sociedad civil, sindicatos y patrocinadores de la FIFA, analiza la labor que lleva a cabo el órgano rector del fútbol en relación con los derechos humanos considerando varias prioridades, y formula una serie de recomendaciones al respecto.  

"En el informe se constatan los notables progresos alcanzados por la FIFA en su afán por integrar el respeto a los derechos humanos a toda su amplia gama de actividades. En este sentido, somos precursores y podemos sentirnos privilegiados por contar con el apoyo de los miembros del consejo asesor, quienes avalan los avances logrados y nos indican los retos que aún hemos de superar", afirmó la secretaria general de la FIFA Fatma Samoura.        

En sus comentarios acerca de la colaboración con la FIFA y su parte del informe (Parte A), el consejo asesor observó lo siguiente:

"Nuestro primer informe fija un punto de partida al evaluar el progreso alcanzado por la FIFA en materia de derechos humanos hasta la fecha; asimismo, señala las áreas en las que deberá concentrar sus esfuerzos para prevenir y afrontar riesgos que afecten a las personas vinculadas a sus operaciones. Reconocemos que la FIFA ha tomado medidas importantes, sobre todo adoptando una Política de Derechos Humanos, luchando contra la discriminación en partidos e integrando condiciones relativas a los derechos humanos en la documentación de candidatura de la Copa Mundial de la FIFA 2026™".

"Hemos hecho 33 recomendaciones concretas sobre diversos aspectos que la FIFA deberá tener en cuenta, entre los que destaca, como prioridad, edificar sobre la base de los éxitos alcanzados hasta la fecha, redoblando sus esfuerzos para hacer frente a los riesgos a los que están expuestos los derechos de los obreros que trabajan en la construcción de estadios de la Copa Mundial de la FIFA™ tanto en Rusia como en Qatar. Hemos hecho hincapié en que se precisa un compromiso a largo plazo por parte de la FIFA para poner en marcha en sus operaciones sistemas que puedan detectar anticipadamente y dar una respuesta a los riesgos más graves que se presenten en materia de derechos humanos, y la necesidad de integrar los derechos humanos en las estructuras de gobernanza de la FIFA, es decir, en sus órganos decisorios como son el Consejo, el Congreso y las comisiones permanentes".

"Nos llena de satisfacción saber que la FIFA ya ha adoptado una serie de medidas para llevar a la práctica algunas de nuestras recomendaciones. Seguiremos brindando nuestro apoyo y respaldando a la institución en sus esfuerzos por cumplir sus responsabilidades en materia de derechos humanos en los meses venideros".

En la segunda parte del informe (Parte B), la FIFA proporciona una actualización del trabajo realizado en las áreas prioritarias detectadas por el consejo. Entre las fases importantes que destaca el informe están la adopción de la Política de Derechos Humanos de la FIFA en mayo de 2017, el refuerzo de los mecanismos para hacer frente a los riesgos a los que están expuestos los derechos de los obreros en la construcción de estadios de la Copa Mundial de la FIFA™ tanto en Rusia como en Qatar, la integración de criterios detallados sobre derechos humanos en los requisitos de las candidaturas y la organización de futuros torneos de la FIFA, además de la ampliación del compromiso de la FIFA con las partes interesadas externas.