“Ir a esta gala es lo más increíble que me ha pasado en la vida, así que representa una gran motivación para volver a ganar la FIWC”, confiesa Mohamad Al-Bacha, recién llegado a su casa de Copenhague tras vivir una experiencia única en la ceremonia de The Best FIFA Football Awards™. 

El 9 de enero de 2017, la flor y nata del fútbol mundial se dio cita en Zúrich con motivo de la entrega de los codiciados galardones de platino que recompensaron a los héroes del año 2016. Después de su increíble victoria en la final de la FIWC 2016, Al-Bacha era uno de ellos. El título de campeón del mundo virtual conquistado el pasado mes de marzo iba acompañado de una invitación para reunirse con las más grandes estrellas del deporte rey en The Best. 

“¡Puede decirse que me recibieron como a una estrella!”, afirma sonriendo el danés, a quien incluso se pidió posar para unos selfies cuando llegó a los Estudios TPC. “Me pasa de vez en cuando, aunque evidentemente no cada cinco segundos como a Ronaldo o a ese tipo de jugadores. Pero desde hace un año, la gente me reconoce. Ha sido fantástico estar en la alfombra verde y que la gente me pidiese fotos”.

Aun así, este joven de 18 años había ido precisamente a sacar él las fotografías e inmortalizar en las redes sociales su encuentro con figuras que está más acostumbrado a ver en su Ultimate Team del FIFA 17. “Quiero recordar cada instante, pero si tuviese que elegir un momento, sería cuando Ronaldo ganó el título de mejor jugador del año. Me alegré mucho, porque es mi futbolista preferido”.

“Me sentí bienvenido entre todas esas grandes personalidades del fútbol, pude codearme con ellas y se mostraron muy agradables conmigo. ¡Fue un gran momento!”, continúa este gran aficionado del Real Madrid. “Roberto Carlos, el brasileño Ronaldo, el legendario egipcio Aboutrika, Marcelo, Ramos, Modric, Neuer, Griezmann, Trezeguet, Abidal, Desailly, ¡e incluso Maradona! ¡En realidad, me encontré con todo el mundo! Fue perfecto”, dice emocionado Al-Bacha, que sin duda fue la envidia de muchos de sus seguidores en las redes sociales: 

Tras una velada semejante, su motivación para revalidar el título mundial se ha multiplicado, como no podía ser de otro modo. Sin embargo, la Gran Final de la FIWC 2017 todavía está lejos para Al-Bacha, que ha tenido un año muy ajetreado, entre sus obligaciones de campeón del mundo y los estudios de biología y educación física, que está decidido a terminar.

“De momento estoy registrando malos resultados en los clasificatorios. Pero si consigo clasificarme, creo que tengo todas las opciones. Tengo mucho trabajo académico, y también viajo bastante, así que no me queda demasiado tiempo para concentrarme en el FIFA. No es como el año pasado, cuando tenía mucho tiempo para jugar. Pero eso tampoco es una excusa”, concluye riéndose.