La FIWC quebró su propio record por cuarta vez consecutiva. Desde 2010, el certamen ha crecido significativamente año a año y esta tendencia positiva se reafirmó en 2013 con 2.5 millones de jugadores anotados.