A falta de apenas 2 minutos para el final, Mohamad Al-Bacha se encontraba dos goles abajo de su gran objetivo: ganar la gran final de la FIWC 2016. Sin embargo, no perdió los nervios y obró el milagro. ¿Quieres ver cómo lo celebró? Mirá el vídeo del que es probablemente el momento más emocionante en la historia de la FIWC.