Mohamad Al-Bacha, de Dinamarca, y Sean Allen, de Inglaterra, midieron sus fuerzas en la que indudablentente es ya la final más emocionante en la historia de la FIWC 2016. ¿Te las vas a perder?