En la recta final de su carrera, Emmanuel Adebayor exhibió durante los dos primeros partidos de Togo en la Copa Africana de Naciones de la CAF los atributos que hicieron de él uno de los mejores futbolistas del continente. Tras 15 años jugando al máximo nivel, el veterano artillero se encuentra actualmente sin equipo, pero sin duda habrá impresionado a muchos clubes con sus actuaciones en Gabón.

Después de que el Crystal Palace, de la Premier League inglesa, le diera la carta de libertad a finales de la pasada temporada, Adebayor estuvo a punto de regresar a la Ligue 1 francesa con el Lyon. Sin embargo, su intención de representar a Los Gavilanes en la Copa de Naciones no terminó de agradar al club francés, que optó por no contratarle.

De esta forma, el jugador sigue sin club a los 32 años y, aunque se ha mantenido en forma disputando partidos no oficiales en su nación, Togo, llegó a creer que esta preparación resultaría insuficiente para llegar a la máxima competición africana. “Si me parece que no estoy listo para competir, no lo haré", declaró en noviembre. "Se trata de una selección nacional, y debe acudir a una Copa Africana de Naciones con jugadores que estén totalmente preparados y en perfecta forma. Existe la posibilidad de que vaya a respaldar a mis compañeros, pero no a jugar”.

Pese a todo, tal es la consideración que goza en la selección nacional el exjugador del Arsenal, del Manchester City y del Real Madrid, que el técnico Claude Le Roy no sólo lo convocó para la competición, sino que además le otorgó la titularidad y el brazalete de capitán.

Aunque Togo no consiguió la victoria en ninguno de sus dos primeros partidos (empate a 0-0 con Costa de Marfil y derrota por 3-1 contra Marruecos), las aportaciones de Adebayor han resultado decisivas para mantener vivo al equipo en la pugna por una plaza en las eliminatorias de camino al último partido del grupo. Los Gavilanes llegan a este encuentro, contra la RD del Congo, sabiendo que una victoria por, como mínimo, dos goles los pondría en la siguiente ronda, independientemente del resultado del otro choque.

Reconocimiento general
En especial, el empate sin goles contra Los Elefantes dejó claras las razones de que Le Roy insistiera en contar con Adebayor en su grupo. El delantero ofreció un rendimiento impecable. Su exhibición recordó no sólo al pequeño grupo de togoleses presente en el estadio, sino al público en general, las cualidades que lo llevaron a proclamarse Jugador Africano del Año en 2008. Cuando fue sustituido a falta de pocos minutos para el final del encuentro, los aficionados propios y rivales le dedicaron una ovación.

Le Roy, por su parte, expresó su admiración por la estimulante entrega de su capitán. “Ha surgido como de la nada, pero su actuación ha sido increíble", comenta el seleccionador de Togo. "Con el balón en los pies, nos proporciona muchas soluciones. Es muy importante para nosotros. Nos da confianza, y todos los rivales le temen”.

La influencia de Adebayor en el equipo trasciende los terrenos de juego. “Soy yo el que bromea cuando es necesario, pero también puedo mostrarme firme cuando hay que trabajar en serio”, explica.

Aunque sus colegas lo reconocen como indiscutible líder del equipo, su insistencia en hablar meridianamente claro no siempre ha gustado a los cargos directivos. “Mi padre me enseñó a decir lo que pienso", afirma. "A veces, esta sinceridad me ha dado problemas, pero yo siempre duermo tranquilo”.

A pesar de que no tiene club, Adebayor se muestra satisfecho. “¿Por qué no habría de ser feliz? Estaba en Cabinda en 2010 (cuando tres personas murieron en un ataque contra el autocar de la selección de Togo antes de la fase final de la Copa Africana de Naciones disputada en Angola). Ahora mismo podría ir en silla de ruedas o estar muerto, y nadie pensaría en mí. Pero me encuentro aquí en Gabón jugando una Copa Africana de Naciones. Creo que puedo considerarme realmente afortunado, ¿no?”.

Ni que decir tiene, el rendimiento del delantero en Gabón no habrá pasado inadvertido. Adebayor admite que sueña con regresar a la Premier League inglesa. “Estoy seguro de que todavía puedo jugar a ese nivel. Para mi bendición, tengo genes de oro. Físicamente, seré capaz de aguantar la presión, sin duda alguna”.

De momento, sin embargo, se encuentra concentrado única y exclusivamente en ayudar a Togo a pasar de ronda en Gabón. Además, su optimismo sobre la consecución de este objetivo es total: “Estoy deseando disputar nuestro último partido de grupos, y me da la sensación de que no será el último que juguemos en esta competición”.