Semifinalista en la Copa de la UEFA y en la Copa alemana y tercero en la liga. El Hamburgo no se encontraba en una coyuntura similar desde hacía más de dos décadas. El sueño de conquistar el que sería su primer título desde 1987 parece al alcance de la mano. Hasta la posibilidad de lograr un triplete histórico no parece descabellada ahora mismo.

El miércoles, este veterano de la Bundesliga, el único equipo que ha disputado de forma ininterrumpida todas las temporadas de la máxima categoría desde la creación de la competición en 1963, buscará dar el siguiente paso en el primero de los cuatro duelos de rivalidad norteña que disputará con el Werder Bremen en los próximos 19 días y lograr el billete para la final de la Copa de Alemania. "Conozco los grandes partidos de Copa de mi experiencia en Brasil y el duelo de Copa con el Werder Bremen promete ser sin duda una gran tarde de fútbol que hará las delicias de nuestros aficionados", augura Alex Silva, ganador del bronce olímpico con Brasil en 2008.

"Podemos estar orgullosos"
"Se trata de un auténtico derbi, a la altura de los que se juegan en Inglaterra. No veo la hora de que llegue y mis jugadores saben perfectamente lo importantes que son estos partidos para nuestra afición", explica Martin Jol en referencia a la magia del duelo de rivalidad norteña, al tiempo que recuerda su etapa en el banquillo del Tottenham Hotspur londinense. "Después de haber llegado tan lejos en tres competiciones, queremos lograr algo tangible. Podemos estar muy orgullosos de lo conseguido hasta ahora, pero queremos más".

Más significa en este caso algún título. Sería el primero o los primeros en los últimos 22 años. El 20 de junio de 1987, el Hamburgo derrotó al Stuttgart en la final de la Copa alemana. Uno de los goleadores de aquel partido fue el actual director deportivo del club hanseático, Dietmar Beiersdorfer.

Tras los pasos de Kaltz y Hrubesch
En competiciones europeas, el objetivo es terminar con una sequía que dura ya 26 años. En 1983, leyendas del fútbol alemán como Manfred Manni Kaltz, Horst Hrubesch o Felix Magath, autor del gol que supuso el triunfo en la final, protagonizaron la victoria por 1-0 frente al entonces todopoderoso Juventus de Turín.

Martin Jol, técnico del conjunto hamburgués desde el inicio de esta campaña, quiere contribuir a que los hanseáticos brillen como en los tiempos de Ernst Happel. En una entrevista concedida en exclusiva a FIFA.com a principio de temporada, el técnico holandés, de 53 años, ya parecía confiar en la buena temporada de su equipo. "Las primeras impresiones son excelentes. Desde el primer día sentí el entusiasmo de los hamburgueses por su club. El trabajo con el equipo también es un enorme placer; las relaciones son sensacionales".

La tripleta atacante, artífice del éxito
El sentimiento es mutuo. "Por supuesto, estamos encantados con nuestro entrenador. Habla mucho con el equipo y cumple lo que dice. Nosotros, los jugadores, intentamos devolverle la confianza que deposita en nosotros", asegura el internacional Marcell Jansen en referencia a su técnico.

Hay otros dos factores que parecen desempeñar un papel fundamental en la buena temporada del conjunto hamburgués. Por un lado está su solidez en casa; por el otro, su mágica tripleta ofensiva. En los 23 partidos que ha disputado como local en las tres competiciones, el Hamburgo se ha anotado 18 victorias y ha cedido tres empates y dos derrotas (contra el Wolfsburgo y el Ajax de Amsterdam).

La ciudad está loca por lograr un título
El trío ofensivo formado por Ivica Olic, Mladen Petric y Paulo Guerrero representa un auténtico peligro para las áreas rivales esta temporada. Más de dos tercios de los goles del equipo (52 de 73 dianas) llevan el sello del tridente croata-peruano. "Estoy contento de poder contar con ellos", asegura Jol, que se muestra comedido en sus aspiraciones: "Para los aficionados es importante que ganemos algo. Si alguien me garantizase el triunfo final en la Copa, no tendría problema en dejar correr lo de la UEFA".

Por su parte, Petric, que llegó al equipo hamburgués el pasado verano, espera ganar la Bundesliga: "Si me diesen a elegir escogería la liga, porque es la que más trabajo cuesta". En su entrevista para FIFA.com, el internacional holandés Joris Mathijsen también dijo sentir la fiebre a tres bandas que vive la ciudad. "Todo Hamburgo quiere ganar un título. Lograrlo sería un sueño".