"Es el sueño de todo niño: llegar aquí con 11 años y ascender al primer equipo. En mi caso, el sueño se ha hecho realidad”.

Davy Klaassen cruzó por primera vez las puertas de la famosa escuela que el Ajax tiene en Amsterdam a la edad 11 años y jamás ha salido de allí. El club celebra este 18 de marzo un importante hito histórico, su 115º aniversario, y su actual número 10 puede hablar con conocimiento de causa sobre las bondades de su sistema de formación de juveniles.

"Creo que el Ajax es famoso sobre todo por eso, por su excelente escuela de futbol”, explica Klaassen en su charla con FIFA.com. “Lo mejor de todo es comprobar que los jugadores que salen de la cantera están jugando actualmente en el primer equipo”.

La afición puede constatarlo. En la reciente victoria por 4-1 contra el Heerenveen, el Ajax terminó el partido con siete canteranos sobre el terreno de juego. El hombre encargado de alinear al equipo, Frank de Boer, es también un producto de la famosa escuela, además de una de las numerosas leyendas del fútbol holandés que trabajan actualmente en el club. Dennis Bergkamp es el ayudante de De Boer, Edwin van der Sar y Marc Overmars forman parte de la junta directiva, y Jaap Stam entrena a los juveniles. ¿Qué supone trabajar con tantos grandes nombres?

“Creo que a los más jóvenes puede intimidarlos un poco, sobre todo a los recién llegados al club”, responde Klaassen. “A los mayores acaba resultándoles normal. Pienso que es positivo vivir rodeado de estos grandes maestros. Se puede aprender mucho de ellos”.

Rodeado de referentes del fútbol holandés
"A Marc lo vemos muy a menudo y a Edwin también, cuando tiene tiempo. Pero no creo que le sobre, porque está muy ocupado con todo el trabajo directivo. Si pueden, vienen con nosotros al campo de entrenamiento y charlamos un rato. Son muy agradables”.

Klaassen se siente muy unido a uno de estos astros en particular, un antiguo número 10 que le ha ayudado enormemente en su formación hasta convertirse en el gran atacante que es hoy. “Bergkamp jugó en la misma posición que yo”, comenta Klaassen. “Hemos practicado juntos el primer toque y la definición. Me gustaba mucho como jugador cuando yo era pequeño, y diría que de él he aprendido casi todo lo que sé. A veces bromea sobre el número 10 porque vistió este número prácticamente toda su carrera, pero no por ello deja de aconsejarme sobre el toque y la definición, y sobre cómo ocupar la mejor posición en el campo. Sus consejos me sirven de mucho”.

El joven de 22 años, que asume con total naturalidad el peso de portar el dorsal '10', tampoco ahorra elogios hacia otro mítico 10 ajacied. “Jari Litmanen y Bergkamp eran los dos jugadores que más me gustaban [de pequeño]. Al principio, cuando me enfundé este dorsal, Dennis y mis compañeros de equipo bromeaban diciendo que me echaba sobre los hombros un gran peso. Me siento muy honrado de llevar el número 10 y haré lo que sea para acercarme lo más posible a lo que ellos consiguieron”.

Klaassen opina que, para alcanzar lo que tanto ambiciona, necesita más reconocimiento internacional. Sin embargo, no resulta fácil abrirse paso en el mediocampo de la selección de Países Bajos, ni siquiera después del complicado comienzo de la Oranje en su grupo de clasificación para la UEFA EURO 2016. Siem de Jong, Georginio Wijnaldum, Daley Blind, Wesley Sneijder, Ibrahim Afellay y Jordy Clasie son algunos de los hombres que Guus Hiddink tiene a su disposición.

“Contamos con tantos jugadores grandísimos que tendré que darlo todo y ver qué pasa”, comenta Klaassen. “No sé realmente qué posibilidades tengo. Antes de las vacaciones de invierno pasé por una buena época, pero después me lesioné y ahora vuelvo a ilusionarme con ello. Haré lo que pueda para estar en la selección en la próxima convocatoria. Pero ya hay en ella jugadores magníficos”.

Un prometedor futuro
Aunque Louis van Gaal hizo debutar a Klaassen en un amistoso contra Francia, que los holandeses ganaron por 2-0 antes de la Copa Mundial de la FIFA 2014™, el joven del Ajax no formó parte del combinado que viajó a Brasil 2014.

“Me sentí [al formar parte de la selección en aquel amistoso] como el primer día en un colegio nuevo”, explica Klaassen. “Todos los demás se conocían. Yo conocía sólo a unos cuantos del Ajax, pero es fantástico verse rodeado de esos futbolistas de primerísima categoría. Al principio me dediqué a observarlo todo, pedir consejo a los demás y tratar de hacerlo lo mejor posible”.

“[Brasil 2014] fue una locura de competición. Vi todos los partidos en casa con mis amigos. Soy como el resto de aficionados de Holanda y, cada vez que marcaban, me ponía como loco, igual que los demás. Me lo pasé muy bien. Todo el mundo seguía los partidos. Aquello era un fiesta”.

No parece, sin embargo, que el Ajax esté para muchas celebraciones en su 115º aniversario, pues se encuentra actualmente a 11 puntos del PSV en la Eredivisie. Klaassen admite que tanto él como sus compañeros van “partido a partido en estos momentos”.

Las sabias palabras, la calma y el empuje del actual '10' del Ajax ofrecen un ejemplo magnífico de los valores de la escuela de fútbol del club holandés; unos valores que persiguen no sólo formar grandes futbolistas, sino también personas ejemplares. Y mientras Klaassen espera seguir los pasos de los Bergkamp, Overmars, De Boer y compañía, el Ajax confía en seguir produciendo talento al menos otros 115 años más.