Fue una de esas ocasiones que se ven poco y, por ello, adquieren aún más valor. Las Chivas del Guadalajara, el equipo más popular del fútbol mexicano, homenajearon a Salvador Reyes, el mejor jugador de su historia, de una manera tan original como encomiable: lo utilizaron como un jugador más de un partido oficial.

El mítico delantero, de 71 años, se puso la camiseta rojiblanca como en sus tiempos de gloria. Se tomó la foto con el equipo y, cuando el árbitro Paul Delgadillo dio el silbatazo inicial, tocó la pelota hacia Sergio Santana, recibió el pase de regreso, hizo una pared con Ramón Morales y tocó la pelota hacia fuera.

Fueron 50 segundos los que duró en el campo el querido "Chava", que lució el número 57 en los dorsales, y fueron suficientes para inspirar a su equipo a una importante victoria de 3-0 sobre los Pumas de la Universidad.

Historia de un ídolo
Salvador Reyes Monteón nació el 20 de septiembre de 1936 en Guadalajara, Jalisco. El balón le venía de sangre, puesto que su padre, Luis Reyes, también fue jugador profesional. Con sólo 16 años, Chava hizo su debut en el fútbol profesional con las Chivas, equipo del que se convertiría en ídolo y máximo goleador de su historia con 122 goles

Muy pronto se le conoció por su velocidad de reacción, su mortífero instinto goleador y su demoledor disparo. Su leyenda comenzó al mismo tiempo que la de su equipo puesto que fue un gol suyo de último minuto el que le dio el primer título profesional al Guadalajara en la temporada 1956-1957.

Ese fue el inicio de la era del 'Campeonísimo' en la que las Chivas, -que sólo pueden alinear jugadores mexicanos- arrasaron con el rival que se les pusiera enfrente. Fueron siete campeonatos de liga, entre 1956 y 1965, uno de Copa en 1963, seis de Campeón de Campeones (sólo se le escapó el de 1961-1962), y uno de la Copa de Campeones de la CONCACAF, en 1962. Además, fue campeón goleador en la 1960-1961 con 21 goles en 25 partidos.

Pero es no es todo, dado que Reyes formó parte también de la selección mexicana. Disputó tres Copas Mundiales de la FIFA, Suecia 1958, Chile 1962 e Inglaterra 1966, en las que jugó nueve encuentros. El también llamado "Melón" se retiró en 1967 vistiendo la camiseta del Laguna.

"Gracias por este homenaje en vida"
El retiro duró 36 años, hasta que la feliz iniciativa de las Chivas consiguió que Don Chava, como lo llaman las nuevas generaciones, saltara de nuevo a la cancha y pudiera regresar la máquina del tiempo, aunque fuera sólo por unos segundos.

"Es una emoción grande volver a pisar el Jalisco después de tantos años y con más razón si gana el equipo". Señaló, visiblemente emocionado, al terminar el encuentro, que observó desde la banca junto con los suplentes de la escuadra rojiblanca.

Para que el homenaje fuera completo, los jugadores del Guadalajara se habían propuesto conseguir la victoria, y el hecho de haberlo logrado fue una doble alegría para el legendario ídolo. " ", señaló.


Se platicó en el vestidor y ahí Ramón Morales y todos los demás
dijeron: 'Vamos a ganar muchachos, para dedicárselo a Chava, y
lo hicieron muy bien'

Salvador Reyes, sobre la promesa del plantel de Chivas

Fue precisamente Morales, el capitán del equipo, el más elocuente al expresar su sentimiento al compartir vestuario y cancha con uno de sus grandes ídolos. "Se merecía una victoria, pues le dio muchísimo a este equipo. ¡Qué gran honor, tocar la pelota dos veces con él en un partido oficial!".

Así, todo fue alegría para la gran leyenda que, con la ambición que lo caracterizó durante toda su carrera, se quedó con más hambre de césped y balón. "En verdad que me he aguantado las lágrimas. Gracias por este homenaje, y lo mejor es que fue en vida. Qué más hubiera querido que jugar medio tiempo pero sabía que no era posible, después de esto, para mí ya no podía haber más".