Cuando dos de los clubes más grandes de Europa se cruzan en una eliminatoria de la Liga de Campeones, es difícil señalar a un favorito. Y más aún si ambos ya protagonizaron en la primera fase partidos vibrantes y equilibrados. Eso es pues lo que se espera de este tercer duelo entre Milan y Barcelona, en la ida del choque de cuartos de final más prometedor del torneo.

El conjunto catalán es el defensor del título, cuenta con un Lionel Messi en gran estado de forma y ya se impuso por 2-3 en San Siro en la liguilla. Los italianos, por su parte, atraviesan un gran momento, que les ha permitido auparse al liderato de la liga italiana. Thiago Silva, en una entrevista exclusiva con FIFA.com, explica que esa será una de las bazas del equipo que dirige Massimiliano Allegri.

A pesar de causar baja por una lesión sufrida el pasado sábado, el central —una de las figuras del Milan esta temporada— habla de la madurez del equipo, de Messi, Zlatan Ibrahimovic y Robinho, y analiza también a la selección brasileña actual.

Se enfrentan Barcelona y Milan, el vigente campeón contra un equipo que posee siete títulos. ¿Puede decirse que hay un favorito?
Hay que ser optimistas. Nos sentimos felices por estar en una fase decisiva de la Champions League y por poder medirnos con el que está considerado mejor equipo del mundo en la actualidad. Somos conscientes de su fuerza, y la respetamos, pero enfrente tendrá a un club con una tradición que también es inmensa, y con muchos títulos europeos. Casi todos consideran al Barcelona favorito, y a mí me parece natural. De nosotros depende demostrar, en estos partidos, que estamos en condiciones de hacer que el Milan merezca conquistar de nuevo el título europeo.

Guardiola ha dicho que preferiría jugar contra un rival con el que aún no se hubiesen cruzado. Considera que el hecho de que ya hayan disputado dos partidos reñidos en la primera fase beneficia al Milan?
Al Milan siempre se le respeta por su historial victorioso en la Champions. Habernos enfrentado a ellos en la primera fase es positivo, sí, sin duda. No sé si el Barcelona está preocupado, lo importante es que hagamos nuestro papel y practiquemos nuestro fútbol.

Messi está atravesando una fase todavía mejor que en aquellos primeros partidos. El propio Adriano Galliani ha llegado a declarar que es ya el mejor jugador de todos los tiempos, por encima de Pelé y Maradona... ¿Existe alguna fórmula para pararlo?
Messi es un jugador especial, sin duda el mejor atacante al que me he enfrentado. Pero creo que es complicado comparar a jugadores de diferentes generaciones. Lo que sé es que es espectacular, ciertamente ya es uno de los mejores de todos los tiempos. Pero tampoco puedo hablar de nuestras armas ni de la estrategia del Milan, aunque para vencer al Barcelona hay que achicar espacios, acortar el campo.

El Milan se halla en un gran momento estas últimas semanas. ¿Cree que es la mejor fase del club en esta campaña?
No cabe duda. Al principio de la temporada sufrimos algunas lesiones, y el equipo tardó en adaptarse. Ahora estamos en nuestra mejor fase, yo diría que llega en el momento oportuno. El liderato en la liga italiana así lo demuestra. No podría haber un momento mejor para jugar contra el Barcelona.

Ibrahimovic jugó en el Barcelona, y no llegó a consolidarse. En el Milan, sin embargo, es fundamental. ¿Piensa que encarará este duelo más motivado?
Ibrahimovic es un jugador muy inteligente, un delantero de los que casi no quedan en el fútbol mundial, ya que tiene una fuerza física impresionante y causa muchos problemas a los centrales. Además, también desempeña un papel sensacional como pivote, cuando tiene que distribuir balones, y es la referencia del Milan en el ataque. Algunas estrellas no llegan a cuajar en determinados equipos, eso es normal. Ahora tiene la oportunidad de jugar bien contra ellos en una fase decisiva de la Champions League. Es evidente que la motivación será distinta.

Robinho, compañero de él en ataque, tal vez esté destacando menos individualmente ahora, aunque desempeña una función diferente. ¿Cómo ve su momento actual, y también el hecho de que no haya tenido más oportunidades en la Seleção?
Robinho vive la mejor fase de su carrera desde que está en el fútbol europeo. Está jugando mucho para el equipo, ahora es esencial en el esquema del Milan. También le encanta jugar en la selección brasileña, y va a hacer todo lo posible para volver. Siempre está muy pendiente de las convocatorias y de las noticias sobre la Seleção.

Hablando de la selección brasileña, en los últimos meses ha conocido altibajos, y Mano sigue realizando ajustes. ¿Qué le falta a este equipo para rendir al máximo?
Veo que se está realizando un trabajo serio, sabiendo que nada será fácil. Somos conscientes de que la presión va a ser enorme, quizás la mayor que reciba una selección en un Mundial. Pero los jugadores confían en Mano, un entrenador inteligente, capaz de conducir a Brasil a hacer realidad este gran sueño, que es la conquista del Mundial en el Maracaná.

En Brasil, además de las victorias, se valora mucho el estilo de juego. Todos quieren siempre un equipo ofensivo, que practique un juego bonito. En su opinión, ¿el plantel actual es capaz de conjugar triunfos y espectáculo?
Lo que todo equipo busca es el equilibrio entre los diferentes sectores (defensa, mediocampo y ataque). Cuando eso sucede, el buen fútbol, el fútbol bonito, aparece de forma natural. El mejor ejemplo de que el espectáculo y las victorias no están reñidos es el propio Barcelona, nuestro adversario en la Champions.

A Brasil le aguarda un examen complicado en los Juegos Olímpicos. ¿Cómo afronta usted este torneo? ¿Cree que puede ser uno de los tres jugadores mayores de 23 años convocados?
Brasil nunca ha conquistado una medalla de oro en las Olimpiadas, y la exigencia será alta. Mano es consciente de la importancia de esta competición, y se está realizando un trabajo minucioso. No quiero pensar que eso pueda perjudicar el objetivo de ganar el Mundial de 2014. Soy optimista con los nombres que tiene el grupo, y me sentiría muy honrado de participar en los Juegos Olímpicos.