Puede que su figura no sea la más reconocible en el fútbol, pero, cuando se trata del mundo del deporte en general, a lo sumo un puñado de nombres pueden compararse con Sachin Tendulkar, conocido como “el dios del críquet”.

Tendulkar, una gran celebridad en la India, se retiró del críquet en 2013 tras representar a su nación en 200 partidos internacionales. Después, “el pequeño maestro” se dedicó de lleno al mundo del fútbol y es uno de los propietarios del Kerala Blasters, de la Superliga india.

El equipo llegó a la final en la primera temporada de la Superliga nacional y registró un promedio de asistencia a los partidos superior a 50.000 espectadores desde su debut en octubre de 2014. Está claro que en la India existe un gran interés por el fútbol. El país se prepara ahora para albergar la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA en 2017.

Con todo esto en mente, Tendulkar hizo un hueco en su agenda para charlar con FIFA.com sobre su amor por el fútbol y sobre cómo la cultura del críquet en la India se puede comparar con la cultura futbolística de Inglaterra.

¿Cuándo empezó a interesarse por el fútbol?
Desde niño. De pequeño jugaba al fútbol y me gustaba hacerlo incluso cuando ya formaba parte de la selección india de críquet. En las sesiones de calentamiento solíamos jugar al voleibol o al fútbol. Es muy divertido y uno de esos deportes mundiales de los que no puedes prescindir. Lo practicaba más bien para disfrute personal, en lugar de ser aficionado a un equipo en concreto. Cuando lo daban por la tele, me gustaba verlo siempre.

Usted ha vivido en Inglaterra y ha hecho giras por el país, ¿pudo asistir a algún partido?
Sí. Fui a un partido del Manchester United y lógicamente Bobby Charlton estaba allí, de manera que lo vimos juntos. Fue una experiencia fantástica. Me encantó el ambiente. El compromiso de la afición y cómo responde a cada detalle es increíble. Me lo pasé muy bien y recordaré siempre aquel día. Sólo el hecho de ser invitado del Manchester United fue muy especial.

¿Diría que la cultura futbolística de Inglaterra es similar a la cultura del críquet en la India?
Sí, muy similar. Me recuerda la manera en la que viven el críquet mis paisanos: con una gran pasión y prestando atención a la más pequeña cosa que hacemos; controlan hasta el mínimo gesto y cientos de personas opinan sobre detalles realmente insignificantes. Todo se mira con lupa.

¿Son las enormes asistencias de público a los partidos de la Superliga un signo de que el fútbol está por fin dando alcance al críquet en la India?
El fútbol está cobrando popularidad. No se acerca todavía al críquet, pero no me gustan las comparaciones. De lo que se trata es de apreciar todos los deportes, la habilidad, la entrega, los sacrificios que hacen los jugadores. Hay que respetarlos a todos por eso, y a los indios les gusta enormemente la Superliga. Estoy encantado de que la respuesta haya sido tan increíble y de que la gente siga a los jugadores nacionales y no sólo a los extranjeros. Están convirtiéndose en héroes, en ejemplos para todos, y así es como el fútbol puede crecer en la India. Con una población superior a los mil millones de habitantes, su crecimiento en este país tendrá consecuencias muy positivas para el fútbol en el mundo entero.

Dentro de dos años, el Mundial Sub-17 de la FIFA llegará a la India. ¿Se nota la expectación en el país por albergar una competición tan prestigiosa?
La expectación es inmensa. Todo el mundo está deseando que llegue, la gente está entusiasmada y deseando dar la bienvenida al Mundial a la India. Será espectacular y muy bueno para mi país, porque a la gente le gusta la Superliga y se entusiasma con la idea de que la FIFA llegue a la India.

¿Por qué decidió participar en la Superliga?
Creo que la India está entregándose a lo grande a otros deportes y me pareció una oportunidad magnífica para participar en el fútbol, de ayudar a Kerala de cualquier manera posible y de promocionar el fútbol allí. La reacción ha sido fenomenal. Hemos registrado una enorme asistencia de público. Ha sido fabuloso.

Su equipo, el Kerala Blasters, llegó la temporada pasada a la final de la liga. ¿Qué sintió después del partido, decepción u orgullo?
Sentí una felicidad enorme. No empezamos bien la pasada temporada. David James, el entrenador, y yo fijamos un plazo de tiempo, con la confianza de que poco a poco las cosas empezarían a mejorar, como así fue. El equipo se unió como una piña, desplegó un fútbol de enorme calidad y conquistó el corazón de la gente. No siempre se pueden ganar todos los partidos, pero sí que se pueden ganar los corazones de la afición. Y eso fue lo que conseguimos la temporada pasada.

Los jugadores se llevaron una decepción tras perder la final, de manera que hablé con ellos después, en el vestuario, y les confesé lo orgulloso que me sentía. Creo que, por la forma en la que jugamos, teníamos que haber ganado el campeonato, pero a veces las cosas no salen como uno quiere. A veces, el guión sigue por otros derroteros.

¿Qué conocimientos y experiencias deportivas de su propia carrera ha tratado de aportar al equipo?
Les dije a los jugadores: “No se preocupen del resultado, jueguen un fútbol atrevido. No anden siempre preocupados por el resultado, porque no sirve de nada. Es en el proceso donde deben concentrarse y no en el fin. Quiero que salgan ahí a expresarse, y después jueguen el tipo de fútbol por el que el Kerala Blasters debe ser conocido. Si lo consiguen, se ganarán los corazones de todo el pueblo indio”. A mí me interesa muchísimo precisamente eso: el estilo que despleguemos. Puede que pierdas algunos partidos, pero eso les pasa a todos los deportistas. Lo que realmente importa es el tipo de fútbol que juegues.

La India es un país enorme y, si bien se descubren talentos del críquet y se les forma adecuadamente, los futbolistas jóvenes, desde el punto de vista de las estructuras nacionales, no parecen tener las mismas posibilidades de progreso. ¿Qué puede el fútbol aprender del críquet en la India?
Creo que la infraestructura de gestión del fútbol en la India se convertirá en un aspecto decisivo. También será muy importante cómo se juegue la temporada. Debemos intentar que el campeonato nacional sea lo más competitivo posible y después detectar a los mejores talentos que forman parte de la Superliga. Con hombres que han trabajado con algunos de los mejores futbolistas de todos los rincones del mundo, la selección de la India también se beneficiará al final. No me cabe duda de que las cosas van a cambiar, y van a cambiar para mejor.