Convertirse en el máximo goleador histórico de una selección no es cosa de todos los días, y el peruano Paolo Guerrero lo sabe. Es más, tardó 12 años y 70 partidos con la camiseta de su país en anotar los 27 goles que le permitieron superar al mítico Teófilo Cubillas, quien desde hacía casi cuatro décadas ostentaba dicha marca con 26 dianas que convirtió en 81 encuentros.

Y sin embargo, Guerrero eligió el perfil bajo. "Yo no pienso en las estadísticas", se encargó de aclarar el capitán peruano, un rato después del apretado triunfo por 1-0 sobre Haití en el estreno de la Copa América Centenario 2016.  "Yo estoy concentrado en el objetivo colectivo, que es seguir hasta las últimas instancias. La idea es hacer una gran Copa y, si Dios quiere, llegar a la final", agregó el 9, elegido como el mejor del encuentro que se jugó en Seattle.

Que Guerrero haya alcanzado semejante hito en una Copa América es casi lógico: tras marcar un gol en Venezuela 2007 y ser el goleador de las últimas dos ediciones, la de Argentina 2011 con 5 dianas y la de Chile 2015 con 4, es el  máximo anotador activo de la competencia con 11. Es más, en Estados Unidos aspira a ser el primero en lograr el título de goleo tres veces consecutivas.

Pero El Gladiador de 32 años, que debutó con la selección cuando tenía 20, no cambia su discurso. "Insisto, yo pienso en lo grupal. Mi prioridad es que el quipo gane, que mis compañeros crezcan y que les venga piel de gallina cada vez que se pongan la camiseta nacional".

Los respetos de Nene gigante
Uno de los primeros en congratularlo públicamente fue el mismo Teófilo Cubillas. "Quiero saludar y felicitar a la FPF, y especialmente a Paolo Guerrero, por lograr situarse como máximo goleador vistiendo la Roja y Blanca", exclamó el Nene en su cuenta personal de Twitter.

Cubillas ya le había anunciado a FIFA.com que felicitaría a Guerrero apenas concretara el hito. "El que crea que puedo sentir nostalgia porque el récord es de otro no me conoce. Incluso fui en marzo al Estadio Nacional de Lima al juego contra Venezuela por las eliminatorias, para felicitarlo en persona si lo superaba allí.  Lo que ha hecho Paolo es muy meritorio y estoy contento por él".

Para poner en contexto el logro de Guerrero basta con recordar que Cubillas anotó 10 de sus 26 goles en las tres Copas Mundiales de la FIFA que disputó, más que ningún otro futbolista peruano. Incluso resultó Bota de Bronce adidas en México 1970 y Bota de Plata adidas en Argentina 1978.

"En aquel momento no le prestábamos atención a las estadísticas, pero ojalá Paolo o alguien más también supere esa marca, porque eso querrá decir que Perú ha vuelto a jugar un Mundial. Yo soy el más positivo y siempre quiero que mi selección gane", agregó Cubillas, quien se retiró en 1988 tras 22 años de carrera.

El Nene no ahorró elogios a la hora de analizar a su sucesor, quien además destaca en el fútbol brasileño tras brillar en Alemania. "Paolo es un goleador de excelencia. Yo era un mediocampista con llegada, pero él es un verdadero nueve de área. Tiene olfato de gol y está siempre allí para terminarlas, es su especialidad y lo hace muy bien. Su mérito mayor es estar siempre en situación de gol".

Su rol en el plantel
Guerrero cumple un rol clave en la selección que comanda Ricardo Gareca. "Paolo es un jugador muy importante desde lo que transmite y representa para el grupo. Tengo una apreciación y un concepto muy alto de él, como jugador y profesional. Se lo que siente al representar al país y que haya hecho un gol para nosotros es importante", destacó el técnico tras el triunfo ante Haití.

De hecho, es alrededor de Guerrero que Gareca armó el grupo que llevó a la Copa América, donde busca ampliar la base para lo que queda de las eliminatorias rumbo a Rusia 2018. Allí Perú marcha octavo a seis puntos de los puestos de clasificación. "Hay muchachos que nunca jugaron cerca de él y es importante que se dé. Con el tiempo espero que se puedan entender más".

Mientras tanto, Guerrero cumple con sus obligaciones: hacer goles, no conformarse y poner encima el objetivo grupal. "En ataque nos falta mejorar el último pase, y en defensa prestar más atención en la pelota parada, porque en estos torneos cortos, los errores se pagan caro".