• Francis Koné salvó la vida de Martin Berkovec, del Bohemians 1905 de Praga
  • Evitó que Berkovec se asfixiase con su lengua durante un partido de liga
  • Es la cuarta vez que salva a un futbolista dentro del terreno de juego 
Francis Koné no es el jugador togolés más célebre, aunque sin duda alguna sí el que más reconocimientos ha recibido. Desde el pasado 25 de febrero, no dejan de oírse muestras de gratitud hacia este delantero. Y se debe a que ese día hizo algo excepcional dentro de una cancha de fútbol. Un gesto extraordinario, en el sentido estricto del término: Francis Koné salvó la vida a otro jugador.

Ocurrió poco después de la media hora de juego del partido de la 18ª jornada de la liga checa que enfrentaba al Bohemians 1905 de Praga y al FC Slovácko. El portero del Bohemians, Martin Berkovec, abandonó su línea de meta para despejar un balón en profundidad. Sin embargo, chocó con su defensa Daniel Krch, y cayó al suelo inconsciente. Fue entonces cuando el delantero contrario Francis Koné le prestó asistencia de inmediato.

"No puedo quedarme quieto viendo cómo alguien se asfixia. Es imposible", cuenta Koné en declaraciones a FIFA.com. "No lo pensé ni un momento". Así, metió los dedos en la boca de su oponente e impidió que se tragase la lengua. "No soy médico, ni tengo ningún título de socorrista, pero sí sé lo que hay que hacer en una situación así", explica. Y vaya si lo sabe, porque era la cuarta vez en su carrera que realizaba ese gesto. 

El currículo de Francis Koné
- Nacido el 29 de noviembre de 1990 en Bondoukou (Costa de Marfil) de madre togolesa
- Estatura: 1,89 m
- Formado en Abiyán, en el Centro de Formación Bibo
- Trayectoria profesional: FC San Pédro (Costa de Marfil), Muangthong United FC (Tailandia), PTT Rayong FC (Tailandia), Al-Musannah SC (Omán), SC Olhanense (Portugal), Honvéd de Budapest (Hungría), 1. FC Slovácko (República Checa)
- Dos internacionalidades con Togo

"Sí, puede parecer increíble, pero ya me había pasado una vez en Tailandia y dos en Costa de Marfil", confirma. "La primera vez, no le di mayor importancia. Pero cuando pasa una segunda vez, luego una tercera, y ahora una cuarta, ya empieza a ser bastante. La segunda vez me impactó mucho, porque llegué a pensar que el jugador se moría".

Un héroe a su pesar
Y esta cuarta vez, en una liga checa que recibe mucha más atención mediática, las cámaras estaban presentes. El vídeo de su gesto ha recorrido el mundo entero. Koné se ha convertido en un auténtico héroe. Y a su pesar. "Solamente Dios puede ser un héroe. Fue él quien hizo que salvase a ese hombre", afirma Koné, solicitadísimo desde entonces, con peticiones de entrevistas y entregas de distinciones.

"Tengo la impresión de ser una estrella. Me reconocen por la calle, me piden autógrafos, fotos. Me han invitado a cenas, recibo trofeos... Pero lo que hice dentro del campo me pareció normal".

Y además, aunque acepta hablar de esas cuatro acciones como momentos destacados de su joven carrera —"porque no son anodinos"—, también menciona de inmediato sus recuerdos con la selección nacional. Porque este jugador que ha salvado vidas también es internacional togolés.

"Llevo dos internacionalidades con los Gavilanes. Me estoy esforzando mucho para regresar a la selección. Mi sueño último es jugar al lado de Emmanuel Adebayor. Es mi modelo", anuncia, sin ser verdaderamente consciente de haberse convertido él mismo en una referencia para otros miles de personas.

(“Quiero dar las gracias a Francis Koné, su prontitud me salvó. Una vez más, ¡GRACIAS!”)