Jattal: "Hacer realidad nuestro sueño"
© AFP

Para asegurarse el pase a los que serían sus primeros Juegos Olímpicos de su historia, Siria necesita dos cosas: ganar por goleada y que Japón, líder del Grupo C, caiga ante Bahréin. Si no lo consigue, siempre le queda la esperanza de la repesca, en la que los segundos clasificados de los Grupos A, B y C pugnarán por el cuarto pase que la AFC tiene asignado para Londres 2012.

A escasas horas del decisivo duelo contra Malasia, el seleccionador de Siria, Haitham Jattal, concedió una entrevista a FIFA.com. En ella repasó la trayectoria de su equipo, que ha estado salpicada de sorpresas, como la victoria contra Japón y la derrota a manos de Bahréin.

A Siria le espera un partido de vital importancia el miércoles contra Malasia. ¿Con qué mentalidad lo abordarán? ¿Qué posibilidades tienen?
Queremos hacernos con los tres puntos a cualquier precio, sin preocuparnos del resultado del otro choque, y pasar página de nuestra anterior derrota contra Bahréin. Hemos llevado a cabo una concentración de preparación y hemos disputado un amistoso en nuestro país, porque no encontramos otro lugar. No es suficiente para una cita de este calibre, a pesar de que la asociación Siria nos ha prestado todo su apoyo. Las circunstancias actuales nos impiden prepararnos adecuadamente, pero vamos a intentar extraer una motivación adicional de todo esto.

A tenor de su actual posición en la tabla, ¿qué probabilidades tiene Siria de lograr la clasificación directa, ahora que ya no es dueña de su propio destino?
No sabría decirle exactamente, pero debemos ganar sin falta este encuentro. No importa que nos clasifiquemos directamente o a través de la repesca. Lo que cuenta es dar la cara sobre el terreno de juego. Y si el resultado del otro choque nos es favorable, pues tanto mejor.

Su selección dio una de las campanadas más grandes de los preliminares al imponerse a Japón. ¿Cómo prepararon el encuentro?
Lamentablemente, nuestra preparación no ha estado a la altura a lo largo de toda la competición preliminar. Antes del partido contra Japón, nos concentramos durante diez días en Jordania y disputamos un amistoso. Estudiamos a conciencia el juego de los japoneses, lo que nos permitió identificar sus puntos débiles. Ganamos gracias a la determinación de los jugadores, que acataron las órdenes al pie de la letra.

¿Cómo explica su reciente derrota ante Bahréin?
Sinceramente, todos los equipos que conforman el grupo están bastante igualados, a excepción de Japón, que es una potencia mundial y está por encima del resto. Los encuentros han sido todos muy reñidos, aunque ninguno de ellos haya terminado en empate. Contra Bahréin nos faltó concentración, y el tanto en contra en los primeros minutos nos desestabilizó. Nos rehicimos en la segunda mitad, pero desperdiciamos muchas ocasiones, mientras que el rival sólo necesitó tres ofensivas para anotar el gol de la victoria. Cabe destacar que no pudimos contar ni con nuestro delantero Mardik Mardikian ni con Ahmad Alsalih, ambos sancionados.

Si pasan a la repesca, ¿qué posibilidades tienen?
Los tres conjuntos tendrán el pase al alcance de la mano, y se emplearán a fondo para meterse el billete en el bolsillo. Cada uno de los dos partidos será para nosotros como una final, y debemos ganarlos. Será una competición distinta, con muy poco tiempo entre los encuentros, lo que debería favorecer a nuestros jugadores.

Siria disputa sus partidos como local en Jordania. ¿En qué medida les supone una desventaja?
Hemos echado mucho de menos a nuestra afición. Siempre digo que no es el jugador número 12, sino el número 1. Hacemos todo lo posible para cambiar la mentalidad de los jugadores, y ellos han hecho gala de un valor excepcional dados los acontecimientos que se están sucediendo actualmente. No soy el primer entrenador que se ve en estas circunstancias. Para mí, personalmente, ésta es una experiencia enriquecedora gracias al apoyo sin reservas de la directiva. Espero hacer grandes cosas que poder añadir a mi palmarés.

Alcanzar el Torneo Olímpico de Fútbol Londres 2012 sería una gran primicia para Siria.
Los mejores jugadores del mundo, como Lionel Messi y David Beckham, quieren participar en los Juegos Olímpicos. Codearnos con ellos sería algo excepcional. Lo daremos todo para clasificarnos, ya sea directamente o a través de la repesca.