México y Honduras refrendan su crecimiento
© Getty Images

El año pasado, México gozó de un éxito tremendo tanto en categorías menores como en la absoluta, por lo que a nadie sorprendió en demasía que El Tri confirmase su presencia en el Torneo Olímpico de Fútbol masculino Londres 2012. Los mexicanos estarán acompañados en tierras británicas por Honduras, que, tras haberse clasificado para la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™, ha dado pocas muestras de querer renunciar a su recién adquirida posición entre la élite de la CONCACAF.

Para reservar su billete a la cita olímpica de este verano, México y Honduras salieron vencedores de sus respectivas semifinales contra Canadá y El Salvador en el campeonato sub-23 de la CONCACAF. Sin embargo, fue México el que se impuso en la final ante la Bicolor, adjudicándose su sexto título en la competición, nada más y nada menos.

FIFA.com repasa lo acontecido en esas últimas rondas, así como unas cuantas sorpresas que se produjeron a lo largo del preolímpico masculino de la CONCACAF.

Canadá y El Salvador noquean a Estados Unidos
Antes de que el elenco de aspirantes quedase reducido a dos únicos países triunfantes, ocho selecciones habían emprendido esta fase final con el sueño de acceder a Londres. En el Grupo A, el equipo anfitrión, Estados Unidos, ofreció un prometedor arranque de torneo contra Cuba, pero a la postre fue sorprendido por Canadá y, en última instancia, por el vencedor del grupo, El Salvador.

Canadá comenzó su andadura en el campeonato regional de forma pasable, arrancando un punto en un empate sin goles contra un combinado salvadoreño particularmente incisivo al contragolpe. Con Estados Unidos cómodamente ubicado en el liderato tras un convincente 6-0 a Cuba de entrada, pocos esperaban el sorprendente giro que tomarían los acontecimientos.

Los estadounidenses encararon su segundo partido frente a los Canucks con confianza, pero se vieron tumbados por dos tantos en el segundo periodo, obra de Doneil Henry y Lucas Cavallini. Tras esa derrota, a Estados Unidos sólo le valía la victoria contra El Salvador en su último compromiso del grupo.

Al jugar en casa, Estados Unidos se las prometía muy felices cuando empezó el torneo, pero El Salvador, que buscaba su primera clasificación para unos Juegos Olímpicos desde 1968, no estaba dispuesto a regalar nada. El germano-americano Terrence Boyd adelantó a las Barras y Estrellas ya en el minuto inicial, pero la réplica a cargo de Léster Blanco y Andrés Flores puso a El Salvador con ventaja al descanso. Ya en el segundo tiempo, dos tantos fulgurantes de Boyd y Joe Corona parecían encarrilar el pase de los norteamericanos, pero Jaime Alas dejó atónito al público al empatar en el quinto minuto del tiempo añadido y clasificar a El Salvador para semifinales. Canadá quedó segunda de grupo por una peor diferencia de goles que la Selecta, tras firmar un sorprendente 1-1 con la ya desahuciada Cuba.

Mientras tanto, las cosas fueron mucho más sencillas en el otro cuarteto. México cumplió con el guión previsto y se paseó con relativa facilidad ante sus tres rivales de la primera fase: Trinidad y Tobago, Honduras y Panamá. Tras su fracaso hace cuatro años, al no poder clasificarse para Pekín 2008, México se desquitó de forma contundente en todos los aspectos. Después de los éxitos de sus chavales el pasado verano, con la victoria en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA y la 3ª plaza en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, las expectativas que despierta la presente hornada de mexicanos sub-23 son muy elevadas.

México inició su andadura vapuleando por 7-1 a Trinidad y Tobago, antes de que Alan Pulido se apuntase un hat trick en el triunfo por 3-0 sobre Honduras, y de que Erick Torres certificase la hegemonía de El Tri en el Grupo B tras lograr el tanto de la victoria ante Panamá en el último suspiro (1-0).

Honduras, por su parte, pasó como segunda de grupo merced a sus cómodas victorias sobre Panamá y Trinidad y Tobago, dos combinados que, para su desgracia, solamente sumaron un punto cada uno.

Londres en el punto de mira
Con cuatro selecciones aún en liza y sólo dos billetes para Londres 2012, fue Honduras la primera que obtuvo su pase, al derrotar a El Salvador en una apasionante semifinal que se resolvió en la prórroga.

En un choque muy reñido, Anthony Lozano abrió el marcador para Honduras cuando sólo había transcurrido un minuto. Tras ese fogoso arranque de partido, los Catrachos parecían encaminarse viento en popa hacia la final, pero Milton Molina intervino en el tramo final del encuentro para forzar la prórroga. Honduras, sin embargo, respondió con gallardía al desafío, y Gerson Rodas metió dos goles mientras los Cuscatlecos solamente podían replicar con una diana de Edwin Sánchez entre medias.

Mientras Honduras celebraba el pase a sus terceros Juegos Olímpicos, México y Canadá echaban el balón a rodar en la segunda semifinal, también disputada en Kansas City. Y el público del Livestrong Sporting Park, mayoritariamente volcado con México, no tardó mucho en levantarse de sus asientos. Marco Fabián de la Mora, centrocampista del Chivas de Guadalajara, abrió el marcador a los 20 minutos para México, pero el empate de Marcus Haber hizo albergar a Canadá un efímero atisbo de esperanza. Sin embargo, al minuto siguiente, Pulido volvió a poner al frente a México para auparse al primer puesto en la tabla de goleadores; hasta que, ya en el segundo tiempo, Miguel Ponce sentenció la contienda.

Tras haberse hecho con el premio más importante en disputa, Honduras y México se dispusieron a luchar por la corona regional en el que era su quinto partido en apenas 11 días. Después de que ningún equipo acertase con la portería contraria en el primer periodo, Romell Quioto adelantó en el minuto 48 a la sorprendente Honduras, que venía de salir airosa de una semifinal de infarto.

Sin embargo, el estelar Marco Fabián retomó su letal eficacia de la semifinal contra Canadá, estableciendo el 1-1 con un golazo y equiparándose a su compañero Pulido como máximo artillero del torneo. En el tiempo añadido, Honduras se quedó con diez jugadores tras la expulsión de Luis Garrido por doble amonestación. Esa baja resultó fatal para unos Catrachos que afrontaban su segunda prórroga en apenas dos días. En todo caso, México había ofrecido un mejor juego durante todo el encuentro, y acabó obteniendo su justa recompensa en el segundo tiempo del alargue, con un providencial remate de volea de Miguel Ponce. Y si a Honduras le quedaba alguna esperanza en los últimos minutos, prácticamente se esfumó por completo cuando también Wilmer Crisanto fue enviado a la ducha. Sin duda, un final cruel para los batalladores hondureños, pero a la vez un dulce éxito para México, que parece bien encaminado para estar a la altura de las expectativas.