Con respeto y esperanza
© Getty Images

El sorteo de la fase de grupos de los Torneos Olímpicos de Fútbol Londres 2012 nos ha dejado un grupo bien duro en la sección femenina y una promesa clásica en la zona masculina. FIFA.com se acercó a los entrenadores de las escuadras olímpicas para conocer sus primeras reacciones y se encontró con dos lugares comunes: el máximo respeto a los rivales y la esperanza de llegar muy lejos.

El cruce entre la selección anfitriona y Uruguay nos trae recuerdos de un pasado dorado en blanco y negro. Gran Bretaña, ganadora del oro olímpico en las dos primeras ediciones de los Juegos Olímpicos en 1908 y 1912, y la Celeste, dueña de la presea dorada de 1924 y 1928, se verán las caras en el estadio del Millenium en Cardiff el 1 de agosto.

El equipo local se prepara para no defraudar las expectativas. “Confiamos en la ventaja de jugar en casa. Por el momento estoy muy ocupado buscando a jugadores. Tenemos una lista preliminar de 80 y anunciaremos probablemente el equipo a mediados de mayo”, explicaba el seleccionador de Gran Bretaña, Stuart Pearce. Senegal y EAU completan el grupo de los anfitriones.

El Grupo B, con México, la República de Corea, Gabón y Suiza se presenta a priori como el más equilibrado. “No será fácil", repetía Pierluigi Tami, seleccionador suizo. “Pero queremos llegar a los cuartos de final. Jugar una cita olímpica es algo único. Queremos disfrutar de la experiencia tanto como sea posible”, añadía con la susodicha esperanza.

Una cuenta pendiente

Brasil y Egipto romperán el hielo en la zona C que completan Bielorrusia y Nueva Zelanda. El técnico egipcio, Hany Ramzy, no ocultaba su emoción: “Estoy feliz de poder jugar contra Brasil. Es una motivación muy grande para mí y para los jugadores. Espero que consigamos una actuación buena que nos impulse y podamos llegar a la siguiente fase”.

El Presidente de la CBF, Jose Maria Marin, sabe la responsabilidad que recae en los hombres de la nueva generación brasileña porque, creer o reventar, los pentacampeones mundiales aún no tienen la máxima olímpica: “Lo hemos intentando muchas veces y es el título que nos queda por conquistar. Tenemos jugadores de calidad y experiencia y tengo mucha confianza en ellos. Vamos a proporcionarles las mejores condiciones para que trabajen bien y puedan alcanzar ese título que es un sueño de años”.

Por último, la zona D enfrentará a España, Japón, Honduras y Marruecos. El seleccionador español, Luis Milla, reiteraba la idea general: “Respetamos a los tres rivales porque son equipos complicados que nos lo pondrán muy difícil. La gente nos señala como favoritos porque somos los campeones europeos, pero nosotros tenemos que seguir en la línea que marcamos en aquella competición: máximo respeto a los rivales, humildad y unidad”. Para su homólogo japonés, Takashi Sekizuka, las fuerzas están muy igualadas en todos los grupos pero añadía: “Es un gran honor para nosotros jugar contra la actual selección campeona del mundo. Será un partido muy importante además de nuestra primera piedra de toque en el torneo”.

Un déjà vu

El torneo femenino tiene una zona especialmente espinosa. El Grupo G medirá las fuerzas de las subcampeonas del mundo, EEUU, las cuartas clasificadas de la Copa Mundial Femenina de la FIFA, Francia, y las potentes norcoreanas. Las colombianas dirán que viven un déjà vu, porque salvo por el cambio en el contrincante europeo, es el mismo camino que les tocó recorrer en Alemania 2011.

El seleccionador de Canadá, John Herdman, no ocultaba su sonrisa. “Sin duda estoy feliz por haber evitado esa zona. Es el grupo de la muerte. De todos modos tampoco será un paseo para nosotros. Tendremos que enfrentarnos a las campeonas del mundo. Es un gran desafío. Será la gran oportunidad para la selección canadiense de resarcirse de los malos resultados de Alemania. Soy optimista porque veo que este equipo puede derrotar a cualquiera”, apuntaba.

Canadá arrancará el torneo ante Japón, antes de medirse a Suecia y a Sudáfrica, una de las debutantes olímpicas. “Queremos defender el fútbol femenino sudafricano, para que sea tomado en serio. Con mucho respeto por nuestros rivales, creemos que todo es posible. Llegar a la segunda ronda es nuestro sueño”, aseguraba el entrenador Joseph Mkhonza.

Sin duda, uno de los partidos más llamativos de la primera fase será el que enfrente a Gran Bretaña y Brasil en Wembley el 31 de julio. “Estoy contenta con el sorteo. Jugar contra Brasil es una gran oportunidad y nuestra preparación empieza desde ya. Tenemos todas las posibilidades de superar la fase de grupos pero no nos lo podemos tomar a la ligera”, explicaba la seleccionadora británica Hope Powell.

Con las cartas sobre la mesa, empieza la labor de los entrenadores. Estará en sus manos, en los próximos tres meses, afinar los detalles y apurar la preparación física de la mejor escuadra posible para afrontar un duro camino hacia el olimpo.