Tamudo: "Es una experiencia única"
© Getty Images

Han pasado doce años desde la última vez que España participó en el Torneo Olímpico de Fútbol. Fue en Sydney 2000. Allí la Roja peleó por los laureles olímpico en una apasionante final ante Camerún que se decidió desde el punto de penal a favor de los africanos. Después, dos ausencias notables en Atenas y Pekín.

La selección española estará de vuelta en Londres 2012 con un nuevo grupo rebosante de talento, que llegará además con la vitola de campeón de Europa Sub-21. Jóvenes pero sobradamente experimentados tanto a nivel nacional como internacional y deseosos de restaurar la imagen de las categorías inferiores de la Roja, tantas veces elogiadas, pero con el orgullo olímpico herido.

Antes de que la nueva generación se reúna para preparar la cita olímpica, FIFA.com se sentó a charlar con uno de los miembros la última hornada, la que se colgó aquella medalla plateada en las Antípodas. El delantero Raúl Tamudo, que acaba de anunciar su fichaje por el Pachuca mexicano, nos habla de su “experiencia inolvidable” en Sydney 2000.

“¡Repetiría mañana mismo!”, dice con cierta emoción el delantero de 34 años, “porque guardo muy buenos recuerdos: por el ambiente de la ciudad, por aquel vestuario, por la manera en que se respiraba deporte… Además llegamos a la final. Aunque no la pudimos ganar, fue un partido muy bueno para el aficionado”.

El color de la medalla fue motivo de ciertas ‘bromas’ durante algunos años en los entrenamientos con el Espanyol de Barcelona donde Tamudo jugó durante 13 temporadas (1998/2010) y donde coincidió con tres cameruneses: Carlos Kameni, Samuel Eto’o y Pierre Wome. “Siempre salía el tema, en cualquier pique siempre recordaban que la medalla de oro la tenían ellos en casa… No había nada que hacer, me tenía que callar”, reconoce con una media sonrisa. “De todos modos, la de plata la tiene bien guardada mi padre. No todo el mundo tiene una”, añade orgulloso.

Si bien el fútbol tiene sus citas especiales, como la Eurocopa, la Copa América, y sobre todo, Copa Mundial de la FIFA, todo jugador que haya podido acudir a una cita olímpica defenderá que es un torneo muy especial. ¿Por qué? “Es un torneo que solo te pasa una vez en la vida, por la cuestión de la edad, porque además España no suele llevar a mayores de 23. Quizá en mundiales y eurocopas tienes más opciones. Por otra parte, una olimpiada tiene un ambiente totalmente distinto: tienes la posibilidad de convivir con deportistas de otras especialidades, hay otra atmósfera”.

Así que su consejo a los que toman el relevo es muy claro: “Que lo hagan lo mejor posible en el campo, pero sobre todo, que difruten. Que disfruten cada minuto que estén allí: de la ciudad, de la convivencia con otros deportistas. Es una experiencia única".

Recuerdos de fútbol
Más allá de la trepidante final de Sydney 2000, Tamudo guarda un recuerdo muy especial de otros dos partidos de aquella competición. “El más complicado fue el de cuartos contra Italia. Fue muy duro. Sabíamos que el equipo que pasara tenía casi hecho estar en la final, incluso ser campeón. Además, ese partido lo jugamos ya en Sydney, después de haber estado en Melbourne y Adelaida. Entonces empezamos a empaparnos de verdad de ambiente olímpico”, rememora.

España se impuso en aquel encuentro por 0-1 gracias a un gol de Gabri en el minuto 86. La cita de semifinales fue mucho menos sufrida. “Ahí anoté mi único gol en esa competición y lo recuerdo con mucho cariño porque significaba el pase a la final. Estados Unidos no era un equipo muy conocido entonces en el panorama futbolístico pero nos lo puso difícil igualmente”, apunta. Tamudo no solo marco el gol (de complicada factura) que abrió el marcador sino que dio el pase a Jose Mari en el que redondeó el 3-1 final

Sin duda, el equipo que comandaba Iñaki Sáez rebosaba talento, basta mencionar que incluía a cuatro jugadores que años después se coronarían en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010: Xavi, Carlos Marchena, Carles Puyol y Joan Capdevila.

Pero Tamudo apunta a otro ingrediente para su buen rendimiento: “Creo que una de las claves para el éxito de aquel equipo fue el grupo humano, lo bien que nos llevábamos, el gran ambiente que se respiraba entre nosotros. Unos Juegos Olímpicos suponen más de un mes concentrados fuera de casa y si no hay buen ambiente, se te pueden hacer muy largos. La convivencia en Australia fue magnífica”.

Pero basta de nostalgias. Miremos al presente y analicemos al posible grupo de Luis Milla: “Tendrá jugadores de grandes equipos con mucha experiencia, campeones de Europa… creo que tiene que ser uno de los equipos favoritos. España está ahí en todas la competiciones y la gente joven viene muy fuerte”, apunta Tamudo, que tras su larga carrera en Espanyol defendió la camiseta de la Real Sociedad y año pasado la del Rayo Vallecano.

¿Le gustaría ir como uno de los veterano? El delantero se ríe. “Con los jugadores que tienen, no creo que necesiten a alguien mayor en el grupo. ¡Igual me sentiría un poco desubicado por la edad! Creo que es una oportunidad para la gente joven, con esa ganas e ilusión que se tiene cuando empiezas. Les toca a ellos tener es experiencia, yo ya la tuve”, concluye.