La fortuna sonríe a Taylor
© Getty Images

Neil Taylor ha registrado una progresión asombrosa durante los dos últimos años. En 2010, el zaguero galés, integrante de la selección olímpica de Gran Bretaña, había concluido la temporada como un prometedor futbolista del Wrexham, conjunto de la quinta división (Conference). Ahora, a sus 23 años, acaba de protagonizar una impresionante campaña en la Premier League con el Swansea City, y aspira a colgarse el oro en Londres 2012.

El modesto lateral izquierdo suele atribuir a la suerte su rápido ascenso por las diversas categorías del fútbol inglés, pero, después de su decisiva contribución a la campaña con la que los Cisnes debutaron en la división de honor, parece claro que la fortuna no ha sido determinante. “Llegué al Swansea hace dos años, más o menos por estas fechas”, explica a FIFA.com. “Antes no tenía ni idea de dónde iba a terminar, y lo tomé con calma mientras iba subiendo algunos peldaños”.

“Tuve la suerte de que ascendimos en mi primera temporada, así que la Premier League era una absoluta novedad para mí, he tenido que demostrar mi valía, pero afortunadamente creo que ha sido un buen año, y ha supuesto un buen escaparate”.

Lo suficiente para llamar la atención de Stuart Pearce, quien ha decidido que fuese uno de los 18 integrantes de la selección británica que empezará la semana que viene su periplo olímpico. Taylor es consciente del honor que representa. “Es un gran privilegio. Estoy muy ilusionado, tengo muchas ganas de participar, es un momento apasionante. Yo y mi familia nos sentimos muy orgullosos”.

“He tenido muchísima suerte de tener la edad necesaria para jugar y haber hecho una temporada razonablemente buena, lo que me permitió optar a ello. He tenido mucha suerte con todos estos factores, y también de que vaya a celebrarse en el Reino Unido”, añade.

Las cosas pudieron haberse torcido, ya que el internacional galés —suma nueve partidos con su selección— estuvo a punto de fichar por el Newcastle United hace un año. Sin embargo, su decisión de quedarse hizo que dispusiese de más minutos que todos los demás jugadores de campo, excepto Ashley Williams y su compañero del combinado británico Scott Sinclair. “Preferí quedarme en el Swansea porque quería jugar al fútbol y también trabajar con el técnico [Brendan Rodgers] que tanto me ha hecho progresar. Toco madera para no tener más lesiones, porque esta última temporada, por suerte, no he sufrido casi ninguna, y así he podido jugar muchos minutos”.

El orgullo galés
Formará parte de un plantel en el que los galeses tienen un peso importante, en contraposición a la selección sub-21 inglesa que Pearce dirige habitualmente. Hombres como su compañero de club Joe Allen, Aaron Ramsey —capitán de Gales—, Craig Bellamy y el capitán Ryan Giggs refuerzan a un remozado equipo, lo que en opinión de Taylor refleja el progreso de su país en el plano internacional.

“Demuestra los progresos que ha realizado Gales, y para nosotros también es un buen trampolín. Que haya tantos jugadores convocados prueba que lo hemos hecho bien”, señala, tras su ascenso al puesto número 38 del mundo, la mejor clasificación en 18 años. “El entrenador [Pearce] vino a vernos algunas veces, y el hecho de que haya tres o cuatro jugadores de nuestra selección nacional es una señal de que le impresionó lo que vio”.

La presencia de Giggs también hace que el defensor, 15 años más joven que el capitán, pueda competir junto a un auténtico héroe nacional: “Tengo la oportunidad de jugar con una leyenda, es apasionante”, reconoce.

Taylor se incorporó hace 12 días al equipo, que realizará su primera aparición pública después de casi 40 años, en Middlesbrough, un amistoso frente al temible Brasil. Y es consciente del reto que les aguarda. “Va a ser un partido enorme. Estos países se toman muy, muy en serio los Juegos Olímpicos. Creo que será entonces cuando debamos cerrar filas y esforzarnos para ser un bloque lo más fuerte posible”.

“Va a ser muy complicado medirse con estos equipos que llevan ya un tiempo juntos, están preparándose desde hace casi un mes. Enfrentarse a los mejores es lo que queremos, y nuestra actuación ante Brasil indicará lo lejos que podemos llegar en el torneo”.

Casi sin tiempo para reponerse, vendrán los encuentros de la fase de grupos, el primero ante Senegal, el 26 julio, y posteriormente frente a Emiratos Árabes Unidos y Uruguay. Todos los integrantes del equipo confían en poder llegar lejos gracias a su espíritu de unión, y quizás también con una pizca de la suerte de Taylor.