Mendoza, muralla de oro
© Getty Images

José Mendoza desquició a España en el estadio St. James' Park en la segunda jornada del Torneo Olímpico de Fútbol Masculino. En estado de gracia, el guardameta de Honduras fue uno de los principales artífices de la eliminación de la Roja, al frustrar un sinfín de ensayos de Juan Mata y compañía y preservar hasta el final el precoz adelantamiento de los suyos a raíz del gol de Jerry Bengtson.

"Cada vez que salto al campo, es para jugar el partido de mi vida", asevera el arquero ante el micrófono de FIFA.com, resuelto y seguro de sí mismo a la salida de unos vestuarios en éxtasis. La intensidad de su mirada casa bien con la prestación de los Catrachos contra uno de los favoritos de la competición. "Es verdad que ganarle a la mejor nación del planeta es algo especial para nosotros. Hicimos un grandísimo partido y libramos un combate extraordinario. Estamos viviendo unos momentos únicos".

En la historia de las confrontaciones entre los dos países, este resultado constituye una gesta sin precedentes, si bien conviene recordar que Honduras le sacó los colores a la anfitriona de la Copa Mundial de la FIFA 1982 al arrancar un empate 1-1 en el partido de apertura. Mendoza no oculta su alegría: "Es cierto que no es la misma selección de España que ganó el Mundial, pero de todos modos hemos vencido a un gran elenco, compuesto de jugadores de talla mundial. Estoy orgulloso de mi equipo: todos hemos cumplido briosamente con nuestro deber".

Aunque prodigó las atajadas de dibujos animados, imponiéndose en todos los lances durante los innumerables asaltos de la armada española, el meta del Platense hondureño quiso compartir los laureles con todo el grupo: "Yo he hecho un buen partido, al igual que todos mis compañeros. Somos un equipo de combatientes, y afrontamos nuestros duelos con garra. Conservamos bien nuestra ventaja defendiendo todos juntos. Luchamos con fuerza y con sed de victoria".

Ganas de medalla
En su tercera participación en la prueba, la selección olímpica de Honduras ya ha igualado en cuanto a puntos su mejor actuación anterior, obtenida en Sydney en 2000. Pero nuestro interlocutor no está dispuesto a quedarse ahí: "Aún no nos hemos clasificado, pero tenemos cuatro puntos en el bolsillo después de haber marcado tres goles". Los dos primeros tantos sirvieron para sacar un punto contra el combinado de Marruecos, que dominó los prolegómenos: "Hasta ahora hemos sido efectivos, y espero que marcaremos muchos más goles en este torneo".

La Bicolor está en posición muy favorable para dar el salto histórico a cuartos de final. Segundos del Grupo D con cuatro puntos, los hondureños se medirán este miércoles 1 de agosto con el líder, Japón, ya clasificado para la siguiente fase con seis puntos en su casillero. A Honduras le bastaría un empate para sellar su salvoconducto a la siguiente etapa, pero también le valdría una derrota si Marruecos no le sobrepasa en diferencia de goles en su encuentro contra la Roja. Mendoza no quiere ni oír hablar de este tipo de cálculos: "Japón ha estado impresionante. Están muy bien organizados y también están teniendo éxito. Será un partido difícil, pero nosotros vamos a jugar para ganar y clasificarnos".

En medio de la euforia general, el portero exhibe una ambición sin límites: "Estamos aquí para ganar una medalla, a ser posible la de oro".