Figueroa, orgulloso y optimista
© Getty Images

Con el empate sin goles de Honduras contra Japón el miércoles en Coventry, Maynor Figueroa y sus compañeros lograron la primera clasificación de su patria para la ronda eliminatoria de un Torneo Olímpico de Fútbol en el tercer intento. Para el país de apenas ocho millones de habitantes, se trata de un éxito notable. "Estamos muy felices", comentó el lateral izquierdo en su conversación con FIFA.com en el epílogo del encuentro. Ahora el zaguero de 29 años saca pecho y tiene ganas de más.

"Nadie cree que accedamos a la final, pero yo pienso, y lo digo totalmente en serio, que podemos lograrlo. Nuestras posibilidades son tan grandes como las de los otros siete cuartofinalistas, aunque nadie crea en nosotros", indicó Figueroa con una luminosa sonrisa en los labios.

Sin embargo, el jugador del Wigan Athletic inglés sabe muy bien que el próximo obstáculo no será pan comido. "Ahora nos toca Brasil. Para nosotros se trata de una gran oportunidad, porque nunca nos hemos medido con ellos. Trataremos de jugar como lo hicimos contra España, Marruecos y Japón".

El atlético defensa con el número 3 a la espalda se siente como pez en el agua en Londres 2012. Es uno de los líderes del equipo y el jugador de más edad, y sólo tiene una cosa en mente: guiar a Honduras hasta el reconocimiento mundial en este gran escenario. Que el escenario se encuentre en su segunda patria, lo motiva aún más: "Aquí estoy representando al mismo tiempo a mi patria y al Wigan. Eso es grandioso para mí".

Que pase el siguiente
A juzgar por los cinco puntos recabados en los tres partidos de grupo, y sobre todo por el sensacional 1-0 sobre España, uno de los favoritos al título, Honduras no necesita ya achantarse ante ningún rival. Quien haya visto el potente y rápido dispositivo atacante de este combativo escuadrón centroamericano, sabe que el viernes estará listo para el asalto a Newcastle contra Neymar y compañía.

En este sentido, Figueroa contempla a Brasil no sólo como a su próximo adversario sino también como un no muy lejano destino de viaje: "Estamos pensando paso a paso. Pero en caso de que nos clasificáramos para el Mundial de 2014, esta selección también podría llegar muy lejos en Brasil", contestó el cortafuegos a una pregunta de FIFA.com al respecto. Sea como fuere, esta nueva generación de futbolistas hondureños que participa en Londres 2012 constituye los cimientos del que será el futuro combinado nacional de los Catrachos. De ahí que el seleccionador nacional de la absoluta, Luis Suárez, sea quien dirige al equipo en el Torneo Olímpico de Fútbol.

Antes de eso, no obstante, Figueroa tiene otro gran sueño que cumplir. Su esposa, miembro de la selección hondureña de balonmano, no pudo clasificarse con su equipo para Londres 2012 y tuvo que quedarse en casa. "No pudo viajar aquí por razones familiares, pero me anima naturalmente desde Honduras. Prometo que daré lo mejor de mí mismo para llevar una medalla a mi familia", concluyó Figueroa con el corazón rebosante y el ademán heroico.