El nuevo papel de Carlos Salcido
© Getty Images

Carlos Salcido no es un jugador que se deje desconcertar fácilmente por las novedades. De hecho, hay pocas circunstancias que se puedan considerar novedosas para el internacional mexicano. Al fin y al cabo, a sus 32 años, Salcido cuenta con cinco temporadas de experiencia en el fútbol europeo (jugó en el PSV Eindhoven y en el Fulham), suma más de 100 partidos con la selección mexicana y ha disputado dos Copas Mundiales de la FIFA. Sin embargo, en el Torneo Olímpico de Fútbol Masculino todo son novedades para él.

El hecho de que Londres 2012 suponga una experiencia completamente diferente para Salcido no tiene que ver solo con los factores a los que suelen referirse los jugadores cuando disputan una cita olímpica (una competición diferente, varias modalidades juntas...). Lo que ocurre es que, en estos Juegos Olímpicos, al dorsal 3 se le ha asignado una función distinta a la que desempeña habitualmente en la selección mexicana, tanto dentro como fuera del campo.

“Estoy teniendo que adaptarme a muchas cosas. Por un lado está mi nueva posición en el centro del campo, y, por el otro, el hecho de ser un jugador experimentado en un equipo integrado casi exclusivamente por jóvenes”, declaró el internacional a FIFA.com después de la victoria por 1-0 frente a Suiza, que permitió a México lograr el primer puesto del Grupo B y le reservó cita con Senegal en un duelo de cuartos de final que se disputará el sábado en Wembley.

Salcido se ha sometido a un proceso de adaptación práctica sobre el césped. El internacional mexicano siempre ha jugado de lateral izquierdo, pero en el equipo del seleccionador Luis Fernando Tena desempeña la función de mediocentro defensivo, actuando por delante de los zagueros y desempeñando labores de contención y destrucción, además de iniciar casi todos los ataques del Tri. “En efecto, ahora que he vuelto a México me han colocado en esa posición”, explica en referencia a su regreso hace poco menos de un año para jugar en el Tigres. “La adaptación no me resulta fácil después de tantos años jugando como lateral izquierdo, pero intento esforzarme al máximo para ayudar al equipo”.

La voz de la experiencia
En cualquier caso, la novedad que más parece sorprender a Carlos Salcido es ser una de las pocas voces de la experiencia –y sin duda la de más currículo– en un grupo que, además de ser joven, se formó ya hace tiempo. “Casi todo el plantel ha sido campeón de los Juegos Panamericanos (Guadalajara 2011) y del Torneo de Toulon este año. Los jugadores se conocen muy bien, así que no es fácil entrar en el grupo así de repente”, confiesa el veterano. “Es complicado, pero los chicos me han recibido muy bien”.

Una de las situaciones en las que la experiencia de Salcido resultó de utilidad para el grupo se dio en el partido contra Suiza, que resultó decisivo para la clasificación a cuartos. Después de un pésimo primer tiempo en el que México se vio superado y corrió el riesgo de sufrir una derrota que le habría podido costar la eliminación, Salcido y los muchachos mantuvieron una larga conversación con Tena en el vestuario. “Hablamos mucho, principalmente del aspecto psicológico. Acordamos que debíamos tener tranquilidad primero para después conseguir jugar mejor. Y eso fue lo que hicimos”, se congratula. “Desde que empezamos a trabajar, las cosas no han hecho más que mejorar. Espero poder seguir ayudando, aunque sea de una forma diferente y nueva para mí”, concluye el internacional.