Lee Bumyoung, héroe por accidente
© Getty Images

Cuando un partido de fútbol se decide desde el punto penal, los porteros de los dos equipos saben que las probabilidades de que uno de ellos acabe convirtiéndose en héroe son importantes. Lo complicado es pensar que alguien pueda considerar esa posibilidad cuando comienza el partido en el banquillo de suplentes y, además, se ve obligado a presenciar una actuación brillante del portero titular.

Dicho esto, resulta fácil imaginar lo que sintió Lee Bumyoung después de haber sido el principal artífice, o al menos el que se llevó los titulares, de la clasificación de República de Corea para las semifinales del Torneo Olímpico de Fútbol Masculino. Hasta el minuto 17 del segundo tiempo, Bumyoung estaba tranquilo en el banquillo, desde donde seguía la destacada actuación del guardameta titular, Jung Sungryong, que incluso detuvo un penal ejecutado por Aaron Ramsey, en el empate a 1-1 frente a Gran Bretaña. Entonces, en un choque accidental con Micah Richards en el área grande, Sungryong se lesionó el hombro. En un momento en que la tensión era máxima, a Bumyoung le llegaba la hora de abandonar el papel de actor secundario y, poco después, de convertirse en protagonista en el Millennium Stadium de Cardiff.

“Todo ocurrió un poco de repente. Entonces, el entrenador de porteros se volvió hacia mí y me pidió que mantuviese la calma”, relata Bumyoung en exclusiva para FIFA.com, en alusión a los momentos que precedieron a aquellos minutos restantes del tiempo reglamentario, la prórroga y, sobre todo, la tanda de penales, en la que, tras cuatro lanzamientos transformados por cada equipo, el dorsal 18 de República de Corea voló hacia su izquierda y detuvo con espectacularidad el potente disparo del británico Daniel Sturridge.

Momentos antes del inicio de la tanda, la tranquilidad requerida por el cuerpo técnico era evidente. Si había algo que Lee Bumyoung no aparentaba era estar nervioso o sentirse intimidado mientras botaba y movía los brazos, mostrando confianza a los jugadores británicos que iban a lanzar. “A lo largo de mi carrera siempre he sido bastante bueno en las tandas de penales, y eso me da mucha confianza cuando llegan momentos decisivos como el del partido de cuartos”, cuenta el portero de 23 años del Busan I Park.

Si Jung Sungryong –uno de los tres veteranos del equipo, con 27 años, y portero titular de República de Corea en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010– no se recupera de su lesión en los ligamentos del hombro, a Bumyoung le tocará volver a poner a prueba su carácter decisivo en la semifinal, frente a Brasil en Manchester. A la vista de los acontecimientos, pocos dudarán que, aunque sea de improviso, el guardameta estará listo. “Como portero suplente eres consciente de que las oportunidades a veces vienen así, por accidente”, explica Bumyoung. “Por eso hay que mantener la sobriedad y la concentración al mismo tiempo. Así son las cosas. A fin de cuentas, este es el tipo de vida que nos ha tocado”, concluye.