Peralta: "Brasil no es invencible"
© Getty Images

¿Quién no ha soñado alguna vez con llevar a su país a la gloria? Para Oribe Peralta, ese momento ha llegado. El artillero de 28 años es una de las grandes esperanzas del combinado mexicano en la esperadísima final del Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Londres 2012, en la que México se enfrentará a Brasil en el mítico estadio de Wembley. Una oportunidad de oro que el delantero del Santos Laguna lleva mucho tiempo esperando.

Y es que Peralta se quedó fuera de la convocatoria del Tri para la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006 por muy poco. A día de hoy, el ariete acumula diez encuentros con la selección absoluta, en los que ha conseguido dos tantos. No obstante, fue en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 donde sacó a relucir su verdadero instinto goleador. Sus seis dianas fueron claves en la victoria final de México, y además le sirvieron para hacerse con el trofeo de máximo goleador del certamen. El habilidoso romperredes, uno de los tres jugadores mayores de 23 años que componen el entramado dirigido por Luis Fernando, quiere hacerse inmortal ayudando a su país a colgarse su primer oro olímpico en esta disciplina.

Confía en dar la campanada 
"No hay nada más importante que vestir los colores de México. Es un honor representar a mi país", reconoció Peralta en sus declaraciones a FIFA.com. Y se le nota. No en vano, en el triunfo por 3-1 de México sobre Japón en semifinales, él fue el autor de un derechazo espectacular desde la frontal del área que sirvió para voltear un choque que los aztecas comenzaron perdiendo por 0-1. En la fase de grupos, el nueve mexicano también firmó el crucial 1-0 contra Suiza que aseguró el pase del Tri a cuartos de final.

El sábado 11 de agosto será su examen definitivo. Peralta y los suyos quieren dar la sorpresa ante la Seleção, favorita en todas las apuestas. "Sería todo un honor para México. Que nadie dude de que nos dejaremos la piel en la cancha para ganar", aseguró el delantero. "Nuestra mayor virtud es que nunca arrojamos la toalla. Somos un gran bloque y también podemos derrotar a Brasil. De hecho, ¡podemos ganar a cualquiera!", añadió Peralta con rotundidad.

Pura ambición
Si analizamos con detalle la trayectoria de México en el presente Torneo Olímpico de Fútbol Masculino, descubrimos razones de peso que podrían llevar al combinado de Luis Fernando a superar al Brasil de Neymar y compañía. En cada uno de sus cinco partidos, México ha ido de menos a más. Además, esta composición de futbolistas ha dado lugar a un equipo muy ordenado en defensa y poderoso en el cuerpo a cuerpo, capaz también de generar acciones de peligro gracias a su extraordinaria movilidad y calidad individual tanto por el carril central como por las bandas. Si a todo ello le sumamos el apoyo incondicional que recibirá de parte de la colorida afición mexicana, ya nadie duda de que el Tri será un rival temible.

"Todos nos esforzamos al máximo en cada entrenamiento, lo que nos permite mejorar día a día y jugar mejor en cada partido", dijo Peralta a FIFA.com. La receta del éxito, muy sencilla: "Cuanto mejor entrenas, mejores son los resultados", sentenció. El artillero, que hasta ahora ha permanecido un poco a la sombra de las grandes figuras del fútbol mexicano, se muestra estos días más ambicioso y motivado que nunca. Está decidido a conseguir algo histórico para su país. Y, por qué no, a irrumpir definitivamente en la palestra internacional enfundado en los colores de su selección una vez alcanzada la madurez como delantero.