Los astros árabes brillan en el cielo de Londres
© Getty Images

El Torneo Olímpico de Fútbol Londres 2012 concluyó con la entrega de las medallas a los mejores equipos. Sin embargo, los demás participantes en las pruebas masculina y femenina tampoco se irán con las manos vacías. Los espectadores árabes siguieron con sumo interés los partidos de Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Marruecos, con la esperanza de ver a uno de ellos auparse al podio.

Los aficionados de estos países, lejos de los discursos en torno a los resultados y el nivel colectivo de las selecciones, disfrutaron con el brillo individual de sus jugadores, que eclipsaron a las más grandes estrellas mundiales. Presentamos a los seis árabes que deslumbraron al público de las canchas británicas.

La experiencia de Aboutrika y el talento de Salah
Mohamed Aboutrika es uno de los tres veteranos que reforzaron el combinado olímpico egipcio, y llevó el brazalete de capitán. No decepcionó en los tres choques de la liguilla: fue omnipresente, y certero en la finalización. Marcó el primer gol de los suyos frente a Brasil, y gracias a él el equipo supo encontrar los recursos necesarios para recortar distancias y volver a meterse en el partido. Frente a Bielorrusia, cuando los Faraones estaban entre la espada y la pared, asumió el papel de organizador de juego, mostrando así a sus compañeros la senda de una tripleta histórica que culminó él mismo y que los situó en cuartos de final.

Aboutrika soñaba con una medalla, pero era consciente de que este certamen constituía simplemente una etapa hacia la clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™. “Queremos lograr algo excepcional y conseguir una medalla. También debemos causar buena impresión para confirmar que somos capaces de alcanzar el Mundial”, había confesado a FIFA.com.

Junto a este astro confirmado, Mohamed Salah demostró poseer un potencial enorme, y se perfila como figura emergente del fútbol egipcio. No cabe duda de que será una de las grandes bazas de la selección absoluta en los próximos meses. Los Faraones pasaron problemas en ataque contra Brasil, pero Salah vio puerta poco después de saltar al césped del Millennium Stadium, y con un poco más de fortuna hubiera podido dar el empate a su equipo. No aflojaría el ritmo, y aprovechó la experiencia adquirida con el Basilea en la liga suiza para abrir el marcador ante Bielorrusia, conduciendo así a Egipto hacia cuartos.

Matar y Abdulrahman, revelaciones
Para afrontar el estreno de Emiratos Árabes Unidos en el Torneo Olímpico de Fútbol, Mahdi Redha había convocado al artillero Ismaeil Matar, quien no defraudó. Al perforar la meta uruguaya en el Teatro de los Sueños de Manchester, tuvo el honor de inscribir el primer tanto emiratounidense en las Olimpiadas. En sus dos primeros compromisos el equipo registró sendas derrotas, pero Matar no se rendiría, y marcó un gol ante Senegal. EAU salvó así el honor, y pudo despedirse con una nota positiva.

Para Matar, “esta participación en los Juegos Olímpicos es la culminación de un sueño. Gracias a Dios, fui convocado, y he podido ser titular. Tenía la difícil tarea de guiar al equipo, pero estoy satisfecho con mi desempeño. El fútbol emiratounidense puede estar orgulloso de este plantel”.

El rendimiento de EAU pone de manifiesto que la clasificación no es imposible. El juego ofensivo y la buena circulación del balón confirman su potencial. Omar Abdulrahman rayó a gran altura en ataque, lo que ha suscitado el interés del campeón de la liga inglesa, el Manchester City. Ya sea en este club, en otro de Europa o de nuevo en el Al Ain, a buen seguro Abdulrahman se consolidará muy pronto como el motor indiscutible de la selección absoluta.

Kharja lleva la batuta y Barrada resuelve
Marruecos cayó en la primera fase, y desperdició innumerables ocasiones que le hubieran permitido acceder a cuartos. Cedió un empate ante Honduras tras comenzar ganando, falló varias oportunidades contra Japón y plantó cara en el juego a España. Los Leones del Atlas tenían grandes esperanzas depositadas en sus estrellas en ciernes, que se revelaron fundadas. Pero no les acompañó la suerte, y dijeron adiós antes de lo previsto.

Entre quienes encandilaron a los seguidores marroquíes está Abdelaziz Barrada, quien hizo valer, mediante su gol ante Honduras y sus actuaciones ofensivas, la valiosa experiencia acumulada en la liga española. Ahora podría beneficiarse de ello el equipo que afronte la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

Los jóvenes contaron con el apoyo de futbolistas experimentados como Houssine Kharja, capitán de la selección nacional, quien aseguró la transición entre líneas y reforzó el ataque. Tuvo una presencia constante en el área, aunque al final no marcase. Así pues, su periplo por Gran Bretaña acabó siendo más corto de lo previsto.

Este aguerrido veterano, que ha pasado por las mejores ligas europeas, está convencido de que el equipo traerá muchas alegrías: “Es el futuro del fútbol marroquí. Espero que tengan apoyo y puedan progresar con rapidez. Tienen mucho talento, estoy seguro de que, con experiencia, harán grandes cosas. Habríamos podido llegar más lejos, aunque no hemos tenido suerte. Estoy triste por mis compañeros y nuestros hinchas, pero debemos aprender de este fracaso”.