Gran fútbol en Gran Bretaña
© Getty Images

México acabó a lo grande con su sequía de medallas olímpicas colgándose el oro en Londres 2012, tras vencer a Brasil por 2-1 en la final disputada en el Estadio de Wembley.

El combinado de Luis Fernando Tena se mostró muy bien organizado, y los tres jugadores mayores de 23 años que reforzaron al equipo (José Corona, Carlos Salcido y el hombre que decidió la final, Oribe Peralta) se complementaron armoniosamente con estrellas en ciernes como Marco Fabián, Javier Aquino y el motor en el mediocampo, Jorge Enríquez.

El anterior tope de El Tri en la competición era el cuarto puesto obtenido en su casa en 1968. Con todo, aunque su victoria final resultase un tanto inesperada, se la mereció plenamente en el choque decisivo contra un Brasil que no se encontró cómodo y que sigue persiguiendo su primera medalla de oro.

Tras haberse colgado la plata en 1984 y 1988, y el bronce en 1996 y 2008, había grandes esperanzas de que el talentoso combinado entrenado por Mano Menezes pusiera fin de una vez por todas a su maldición olímpica. Después de un pleno de 5 victorias de camino a la gran final de Wembley, esas expectativas crecieron más todavía, pero ahora la Canarinha deberá esperar cuatro años más, hasta Río de Janeiro 2016, para la siguiente oportunidad de coronarse campeona.

Al igual que ocurrirá en los próximos Juegos Olímpicos, este torneo se disputó en un país que ama el fútbol de verdad, y que se reveló como el perfecto anfitrión. Estadios emblemáticos como Wembley, Old Trafford y Hampden Park brindaron unas instalaciones excelentes tanto a jugadores como a público, amén de unos terrenos de juego estupendos y unas abundantes afluencias de público.

De hecho, Londres 2012 estableció un nuevo récord global de asistencia con 1.525.134 espectadores, batiendo el anterior tope de Los Ángeles 1984. En ese sentido, la única decepción fue la eliminación en cuartos de final del país anfitrión, Gran Bretaña, apeado en la tanda de penales por el a la postre medallista de bronce, la República de Corea.

Los surcoreanos alcanzaron las semifinales con una sola victoria en su haber: un 2-1 a Suiza en la primera fase, donde también impidieron que Gabón y la futura campeona, México, le hiciesen ningún gol.

En su triunfo por 2-0 sobre su gran rival asiático, Japón, en el partido por la medalla de bronce disputado en Cardiff, el combinado de Hong Myung Bo se mostró igual de bien organizado, y acabó con las esperanzas de podio de sus vecinos imponiendo su mayor fortaleza y forma física, y su capacidad para materializar sus ocasiones.

Asimismo, Londres 2012 brindó una ocasión para brillar a jugadores poco conocidos anteriormente. Gente como el astro goleador de Senegal, Moussa Konaté, a quien con frecuencia surtía de balones el talentoso centrocampista Pape Souaré; o como el habilidoso extremo japonés de gran olfato goleador, Yuki Otsu, y el elegante centrocampista emiratí Omar Abdulrahman llamaron la atención con sus buenas actuaciones.

Entretanto, otros jugadores en su apogeo y con un poco más de experiencia, como el brasileño Leandro Damiao, el surcoreano Ki Sung Yueng y el hondureño Roger Espinoza, también asumieron un destacado protagonismo con sus respectivas selecciones.

A imagen de la final, en la que el equipo a priori más débil se llevó el gato al agua, fue un certamen en el que los favoritos antes del torneo no lo hicieron especialmente bien. España, que contaba con tres ganadores de la Eurocopa como Jordi Alba, Javi Martínez y Juan Mata, no logró meter ni un solo gol en sus tres partidos, quedando última de un grupo que compartía con Japón, Honduras y Marruecos. Igualmente, ni siquiera Luis Suárez, Edinson Cavani y Nicolás Lodeiro pudieron impedir la prematura eliminación de Uruguay en el Grupo A.

En su lugar, fue Senegal, dotado de una interesante mezcla de velocidad y potencia, la que pasó a cuartos de final junto a la selección anfitriona, Gran Bretaña, que comandó el grupo. Como cabía esperar, el veterano galés Craig Bellamy ofreció un rendimiento electrizante, pero Roy Hodgson, como es lógico, se fijó más en las buenas actuaciones de los jóvenes ingleses Steven Caulker, Tom Cleverley y Daniel Sturridge, convocándolos para el próximo amistoso de la selección de Inglaterra absoluta.

También accedieron a cuartos Honduras y Egipto, cuyos buenos resultados supondrán una gran inyección de moral para el futuro. Además de ofrecer un fútbol vistoso, el Japón de Takashi Sekizuka encadenó 408 minutos sin recibir ningún gol, desde la fase de grupos hasta las semifinales. Y dos naciones de lengua árabe, Egipto y Emiratos Árabes Unidos, también disfrutaron de momentos memorables.

Egipto se gustó en su 3-1 a Bielorrusia en Hampden Park, mientras que la formación emiratí acalló al público de Wembley tras empatar contra los locales y dominar durante gran parte del segundo periodo, hasta que los chicos de Stuart Pearce se reencontraron con su ritmo para acabar imponiéndose por 3-1.

El Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, se desplazó a todos los campos durante el torneo y se mostró efusivo en sus alabanzas al país anfitrión. “Los aficionados británicos se cuentan entre los más entendidos y apasionados del mundo”, declaró a FIFA.com.

“Así lo han vuelto a demostrar durante estos Juegos Olímpicos, en armonía con los seguidores procedentes de muchas otras naciones. Todos se han comportado con amabilidad, buen carácter y respeto mutuo, y han compartido su amor por el fútbol. Estos factores han propiciado un ambiente fantástico en Cardiff, Glasgow, Londres, Newcastle y Coventry. Tanto a mí como a mis colegas de la FIFA, nos ha proporcionado una alegría y un orgullo inmensos presenciar una competición tan exitosa”, resaltó.

Países participantes
Bielorrusia, Brasil, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, España, Gabón, Gran Bretaña, Honduras, Japón, Marruecos, México, Nueva Zelanda, República de Corea, Senegal, Suiza, Uruguay.

Clasificación final 
1. México (Oro) 
2. Brasil (Plata) 
3. República de Corea (Bronce) 
4. Japón

Premio Fair Play: Japón

Estadios 
Estadio Ciudad de Coventry, Hampden Park, Estadio del Milenio, Old Trafford, St. James' Park, Estadio de Wembley.

Total de goles marcados
76 (promedio por encuentro: 2,38)

Máximos goleadores 
6: Leandro Damiao (BRA) 
5: Moussa Konaté (SEN) 
4: Oribe Peralta (MEX)

Total de espectadores: 1.525.134
Promedio de asistencia: 47.660