EL RESUMEN DE LA JORNADA – Ocurriese lo que ocurriese, el Maracaná iba a asistir a un hito histórico, ya que ni Brasil ni Alemania habían ganado nunca el oro en el Torneo Olímpico de Fútbol masculino. Los brasileños tenían tres medallas de plata y dos de bronce, y el mejor registro de los alemanes en las competición el tercer puesto logrado en Seúl 1988.

Conquistar el oro en casa ante Alemania nunca haría olvidar por completo el doloroso 7-1 sufrido en semifinales de la Copa Mundial de la FIFA hace dos años ante este mismo adversario en Belo Horizonte, pero la selección anfitriona tenía ante sí la oportunidad de escribir un nuevo y memorable capítulo en su historia futbolística.

La emblemática estatua del Cristo Redentor domina la zona en la que se ubica el Maracaná, y Brasil encontró el sábado por la noche su momento de redención. Los hinchas brasileños presentes en el estadio animaron a sus ídolos desde mucho antes del pitido inicial, entonando una tradicional canción carioca que reza “Hoy es el día de la felicidad”, además de recordar durante los primeros compases de la final: “Levántense si han ganado cinco títulos mundiales”.

Neymar dio a sus compatriotas lo que todos ansiaban al marcar de un sensacional lanzamiento de falta desde más de 20 metros en el minuto 27. En cuanto su disparo golpeó en el travesaño, rebotó y se introdujo rozando la parte superior del arco, el Maracaná estalló de alegría, convencido de estar acariciando ya la codiciada medalla de oro. Pero el capitán alemán, Max Meyer, sorprendió a los locales en el minuto 59, al convertirse en el primer jugador que perforaba la meta de Brasil en todo el certamen.

Después de que la final no pudiese resolverse en el tiempo reglamentado ni en la prórroga, una tanda de penales dictaría sentencia, y Neymar fue quien transformó el tiro de la victoria, poniendo así fin a la larga espera de Brasil por el oro olímpico en el Maracaná, auténtico corazón del fútbol del país. Los hinchas respondieron cantando: “El campeón ha vuelto”.

Unas horas antes, en Belo Horizonte, Nigeria culminó una meritoria campaña en Río 2016 imponiéndose por 3-2 a una correosa Honduras, con dos tantos de Sadiq Umar y otro de Aminu Umar. El Dream Team VI completó el repertorio de medallas olímpicas en el torneo de su país, que se había colgado el oro en 1996 y la plata en 2008. 

Resultados
Partido por la medalla de oro
Brasil 1-1 Alemania t.s. (5-4 PEN)

Partido por la medalla de bronce
Honduras 2-3 Nigeria 

El gol del día
Brasil 1-0 Alemania, Neymar (27’)
Neymar peinó un lanzamiento de falta perfecto que liberó la tensión que se palpaba en el ambiente de Río de Janeiro durante el tramo inicial del encuentro. Desde algo más de 20 metros y ligeramente escorado a la izquierda del ataque brasileño, el capitán de la Seleção golpeó el balón con la pierna derecha, imprimiéndole un efecto suficiente como para dejar sin opciones al guardameta alemán, Timo Horn. Los hinchas, que colmaban el Maracaná, lanzaron un alarido ensordecedor cielo de Río.

Momentos destacados
Las lágrimas de alegría de Neymar
Después de transformar con gran sangre fría el penal que valió a su país la primera medalla de oro de su historia, Neymar no pudo evitar llorar, con el rostro pegado al suelo, invadido por la magnitud de la ocasión. Esas lágrimas se transformaron en pura felicidad mientras daba una vuelta de honor al Maracaná, celebrando haber dado a Brasil el tan esperado oro. 

¡Oh, capitán, mi capitán!
Los capitanes están para asumir la responsabilidad y guiar a sus compañeros en los momentos cruciales, y eso hicieron precisamente los dos hombres que vestían el brazalete durante el partido por el oro. Neymar y Meyer estuvieron a la altura y abrieron el marcador para sus respectivos equipos en Río de Janeiro.

Mikel, el asistente
El capitán del Dream Team VI, Mikel John Obi, participó en los tres goles del 3-2 de Nigeria sobre Honduras en el partido por la medalla de bronce, en Belo Horizonte. Su contribución en la primera diana quizás fuese la más sencilla. Después de correr hasta la línea de fondo hondureña, miró hacia arriba y envió un balón que se paseó por delante de la portería hacia Sadiq Umar, que no tuvo más que empujarlo entre los tres palos. El jugador del Chelsea disfrutó ejerciendo de líder, y a buen seguro estará satisfecho de su papel en las tres realizaciones de los nigerianos rumbo al bronce.

Historia de dos largueros
Alemania estuvo a pocos centímetros de marcar en tres ocasiones en la primera parte de la final. Julian Brandt efectuó un disparo lejano que se estrelló contra el larguero de Weverton al principio del choque, y luego Niklas Suele y Sven Bender dispusieron de sendas ocasiones que también se toparon con la madera. El travesaño favorecería a Brasil durante la noche, puesto que el asombroso gol inicial de Neymar golpeó en el larguero antes de rebotar y traspasar la meta de Horn.

Un buen día para apellidarse Umar
Quienes se apellidasen Umar y jugasen en la selección olímpica nigeriana estaban de enhorabuena. Sadiq Umar y Aminu Umar protagonizaron todos los goles de Nigeria en el partido que dio a su país la medalla de bronce en Río 2016. Sadiq, de 19 años, firmó dos dianas, y terminó el torneo con cuatro, mientras que Aminu volvió a mostrar su capacidad anotadora en la fase de eliminatorias, tras marcar su primer tanto en cuartos de final, contra Dinamarca. 

La frase

El velocista jamaicano Usain Bolt, ganador de nueve medallas de oro olímpicas, felicitó por su histórico triunfo a Neymar, quien imitó su ya célebre gesto de la victoria.

Después de que el penal anotado por Neymar diese el triunfo a los anfitriones en la final, se anunció la entrega del Premio Fair Play de la FIFA a Dinamarca.