Colombia pegó en los momentos clave, venció a la ya clasificada Nigeria por 2-0 y avanzó a los cuartos de final del Torneo Olímpico de Fútbol Río 2016 como escolta de los africanos en el Grupo B. El partido se jugó el miércoles 10 de agosto en el estadio Arena Corinthians de Sao Paulo.

La virtud inicial de Colombia radicó en golpear cuando nada había pasado. En la jugada del gol hubo mérito del equipo para forzar una pérdida, de Andrés Roa para ver a Teófilo Gutiérrez, muy sólo por derecha, y del capitán para definir ante la tardía salida de Daniel Akpeyi (1-0, 4').

Nigeria jamás perdió la brújula en ataque, siempre desde el traslado elegante y vertical, pero continuó dejando huecos enormes a espaldas de sus zagueros centrales. Tan grandes que Akpeyi tuvo tiempo de redimirse dos veces, primero al desviar brillantemente un cabezazo a quemarropa de Harold Preciado, después para atorar a Dorlan Pabón y forzarlo a rematar desviado.

Lecciones aprendidas
Aquella constante vocación ofensiva de los nigerianos no se tradujo en situaciones netas, aunque tuvo una muy clara en los pies de Oghenekaro Etebo. El goleador, sin embargo, erró desde inmejorable posición.

Nigeria mantuvo la iniciativa sobre su rival en el complemento, pero siempre le faltó "dos para el peso". Y lo pagó caro cuando, en su primer ataque profundo, Pabón cambió por gol el penal que Akpeyi le cometió a Lozano (2-0, 63').

Después de desperdiciar una ventaja de dos goles con Japón, Colombia aprendió la lección. Intentó presionar alto y defenderse con la pelota, ante un rival que por momentos atacó con cuatro delanteros. Por eso casi no pasó sobresaltos y se quedó con una victoria que invita a soñar.

El próximo sábado 13 de agosto, por los cuartos de final, Colombia enfrentará a Brasil en Sao Pablo, mientras que Nigeria se verá con Dinamarca en Salvador.