Con la potencia de sus delanteros, Nigeria superó a Dinamarca por 2-0 y avanzó a las semifinales del Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Río 2016, por lo que el sueño de repetir una medalla dorada tras 20 años sigue intacto. El partido se jugó el 13 de agosto en el estadio Arena Fonte Nova, de Salvador.

Los nigerianos llegaron a Brasil con el impulso de la gran generación de los '90, que en Atlanta 1996 ganó el oro en una final infartante ante Argentina. Y John Obi Mikel junto a un grupo de jóvenes explosivos están en la buena senda para imitarlos.

Pese a la ausencia del fenomenal Oghenekaro Etebo, con molestias, quisieron llevar la iniciativa desde el comienzo, haciendo del encuentro uno enérgico, jugado con intensidad. Los daneses eran todo lo contrario: intento de enfriar la pelota, ritmo no demasiado alto y pelota bien cuidada en la medida de lo posible.

En ese duelo, pese a que los europeos tuvieron una gran oportunidad mediante Casper Nielsen -que pegó en el travesaño-, ganó lo vibrante de los africanos, que se adelantaron pronto al aprovechar un error defensivo rival: pase atrás a la camiseta equivocada y el más picante de los de verde, Imoh Ezekiel se internó por la izquierda para encontrar solo con un centro a John Obu Mikel, que no tuvo inconvenientes en marcar (1-0, 16').

Poder ofensivo a la nigeriana
Quedó golpeado Dinamarca y le costó unos 15 minutos reaccionar, tiempo en el que Ezekiel lastimó con su velocidad. En el último cuarto, con los de rojo más agresivos, el público se levantó varias veces del asiento por jugadas de peligro de ambos bandos.

En el segundo período, Nigeria pendió de nuevo el turbo definió rápido, esta desde un arte que no está entre sus virtudes principales pero que explotaron bien: la pelota parada. Llegó el corner desde la izquierda y Aminu Umar antició en el primer palo para peinarla al segundo (2-0, 59').

A partir de allí se dedicó a cuidar la ventaja ante un desesperado equipo danés, que no encontro cómo descontar y vivió preocupado por los espacios que dejaba atrás. Nigeria jugará las semifinales el miércoles 17 de agosto en la Arena Corinthians, de Sao Paulo, ante Alemania.