El palmarés profesional de John Obi Mikel se parece mucho a lo que cualquier niño de primaria contestaría al preguntársele qué quiere ser de mayor: campeón de la Premier League, ganador de la Liga de Campeones de la UEFA, cuatro veces vencedor de la FA Cup y campeón de la Copa Africana de Naciones. Sin embargo, esa lista aún no está completa.

En Río 2016, Mikel está afrontando un reto totalmente distinto: liderar al Dream Team VI nigeriano en su intento de conquistar una segunda medalla del Torneo Olímpico de Fútbol masculino. Como explica en esta entrevista exclusiva con FIFA.com, la calidad de este certamen está siendo “asombrosa”, a la altura de la Liga de Campeones.

En la víspera del choque de semifinales que enfrenta a Nigeria y Alemania, el capitán del conjunto africano habla de la exitosa campaña que los suyos han protagonizado hasta la fecha, su liderazgo en el plantel y el nuevo capítulo que están escribiendo para su país en la historia del torneo.

Enhorabuena por haber llegado a semifinales. En su opinión, ¿por qué está rindiendo a tanto nivel este equipo?
Se debe a una determinación férrea, al esfuerzo y al espíritu de unión del equipo. Ha sido absolutamente asombroso. La selección también está pensada para practicar un fútbol ofensivo, para desplegar nuestro juego y poder crear ocasiones y marcar goles. Creo que es por la sed de triunfos y por el afán de todos los jugadores de ayudarse entre sí dentro de la cancha, de correr los unos por los otros. Cuando jugamos, sabemos exactamente lo que hacemos. Creo que es algo muy importante, y que eso es precisamente lo que nos ha traído hasta aquí.

¿Qué le ha parecido hasta ahora la experiencia olímpica, en comparación con todo lo que ha vivido a lo largo de su carrera?
Ha sido absolutamente asombrosa. Esta experiencia me recuerda a lo que viví cuando empecé a jugar con la selección sub-17 y la selección sub-20. Me lo estoy pasando muy bien, está siendo una experiencia magnífica. Es fantástico jugar con estos muchachos, son grandes futbolistas. La energía, la potencia y el ritmo que aportan al juego es algo sencillamente distinto. Estoy muy contento de figurar en este equipo y de formar parte de esta gran experiencia.

En cuanto a la posición que ocupa en el terreno de juego, está asumiendo funciones más ofensivas en el mediocampo de lo que suele hacer en su club. ¿Se siente cómodo con este papel?
Yo me formé actuando en una posición más ofensiva, aunque eso pertenece al pasado. Ya llevo once años siendo volante de contención. Pero con la selección siempre tengo un papel más ofensivo. Siempre intento organizar el juego del equipo, para crear ocasiones. Me gusta. Es estupendo volver a jugar en este puesto.

¿Y qué es lo que más le gusta de ser capitán? ¿Qué les está transmitiendo a estos jóvenes?
Experiencia. Les estoy dando algunos conocimientos más, los que necesitan para este tipo de partidos, porque han sido partidos de una gran calidad. Estos chicos se fijan mucho en mí, así que tengo que predicar con el ejemplo. Intento correr todo lo que puedo, para que me vean y corran también ellos todo lo que puedan. Hay que predicar con el ejemplo. Mientras lo siga haciendo y sigamos ganando, perfecto, para mí el equipo es lo más importante. Las actuaciones individuales están bien, pero siempre que el equipo juegue bien y gane, estaré contento.

¿Le ha sorprendido la calidad de los partidos?
Mucho. Hay una calidad increíble. Es como jugar en la Liga de Campeones. Cometer un fallo implica un gol, créanme. Así ha sido. Estamos teniendo una defensa sólida, y ojalá continúe. Cuantos menos goles recibamos, mejor, porque creo que nosotros podemos crear ocasiones y hacer daño a los rivales. Ya lo hemos demostrado en este torneo. Si no recibimos goles, estoy convencido de que podemos marcar.

¿Qué representaría para usted competir por la medalla de oro en el Maracaná?
¡No nos precipitemos (risas)! Para ser sincero, todavía no he pensado en eso. No pienso más allá del miércoles. La selección alemana es muy buena, así que nosotros tenemos que responder. Con este equipo, no nos concentramos demasiado en lo que hacen los adversarios. Nos concentramos más en lo que nosotros podemos dar y ofrecer en cada partido. Los encuentros anteriores no importan. Lo que importa es lo que podemos hacer en cada momento y en los 90 minutos del partido o en los que nos queden por delante. Siempre intentamos concentrarnos en eso, y creo que de momento ha salido bien, así que no pienso que vayamos a cambiar.

Usted ha ganado la Liga de Campeones de la UEFA, dos Premier Leagues, cuatro FA Cups y la Copa Africana de Naciones. ¿Qué supondría para usted y para Nigeria una medalla de oro olímpica?
Supondría mucho. Para mí lo significaría todo. Sería la guinda en el pastel. Yo quiero ganar tanto como cualquiera. Eso es lo que significa para mí, al margen de lo que ya he conseguido. Creo que ganar esto con el equipo sería algo increíble. Espero que llegue, y rezo para que ocurra.