Para Oribe Peralta, la gran figura que había traído México al Torneo Olímpico de Fútbol Río 2016, el sueño de repetir una medalla se terminó de manera prematura. La razón: la fractura de nariz que sufrió ante Fiyi en el segundo partido por la fase de grupos.

La oficialización de la noticia llegó a través de la organización del evento, al confirmar al atacante del Pachuca Raúl López Gómez como su reemplazante. Peralta, goleador del equipo que conquistó la presea dorada en Londres 2012, llevaba un gol marcado en Río 2016.

Pero esa no fue la única baja entre los delantero del plantel de Raúl Gutiérrez, que también debió reemplazar a Rodolfo Pizarro por lesión. Pizarro se fracturó el peroné, en ese mismo encuentro contra los fiyianos, y será reemplazado por el punta Carlos Fierro, del Querétaro.

Es una lesión fuerte (la de Pizarro), la de Oribe igual, sobre dos tipos extraordinarios. Es la parte que realmente duele. Son cosas de la vida y hoy es triste que nos pasen a nosotros"

Raúl Gutiérrez, entrenador de la selección olímpica mexicana

"Triste porque acá te olvidas de la parte futbolística. Es una lesión fuerte (la de Pizarro), la de Oribe igual, sobre dos tipos extraordinarios. Es la parte que realmente duele. Lo otro es fútbol y no pasa nada. Son cosas de la vida y hoy es triste que nos pasen a nosotros", dijo el técnico mexicano.

Tanto López como Fierro estarán a disposición del Potro Gutiérrez el próximo jueves, cuando México intente confirmar su pasaje a octavos de final frente a República de Corea en Brasilia. El Tri marcha segundo de los asiáticos por su peor diferencia de gol, y sólo una victoria le aseguraría un lugar entre los mejores 16.

Cualquier otro resultado lo haría depender de lo que suceda en el choque entre Alemania y Fiyi, que sostendrán ese mismo día pero en Belo Horizonte.