Entre 2000 y 2010, el fútbol portugués sin duda pudo disfrutar con la generación de futbolistas de mayor talento de su historia. Luís Figo, Vítor Baia, Rui Costa, Deco, Cristiano Ronaldo, Pedro Pauleta… Todos ellos conquistaban entonces innumerables títulos en los principales clubes del mundo. Sin embargo, no pudieron ganar nada con la Selecção das Quinas, y llegaron a perder ante su público la final de la UEFA EURO 2004, ante Grecia. Ahora Portugal no tiene tantas figuras… pero sí trofeos en su palmarés.

A modo de símbolo, los lusos disputaron sin Cristiano Ronaldo 95 minutos de la final de la UEFA EURO 2016 que ganaron en Francia. Y sin Renato Sanches, la nueva gran promesa del fútbol portugués, su selección sub-21 alcanzó asimismo la final de la Eurocopa de la categoría en 2014/15. Y su combinado está distinguiéndose en el Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Río 2016 también sin el concurso del flamante jugador del Bayern de Múnich.

"No cuenten conmigo para destacar a una individualidad de este grupo fantástico, confirma, en declaraciones a FIFA.com, el exdelantero de la selección absoluta Pedro Pauleta (88 internacionalidades), cuando le preguntamos si el conjunto olímpico portugués en el que brillan Paciência, Bruno Fernandes, Salvador y otros puede esconder un nuevo Cristiano Ronaldo. "Siendo sincero, también me resultaría imposible hablar de un jugador en concreto, porque la fuerza de este equipo radica precisamente en el colectivo".

El Águila de las Azores, segundo máximo goleador de la historia de la selección portuguesa, con 47 realizaciones, es el nexo de unión perfecto entre la generación dorada portuguesa y la actual: vivió los distintos fracasos de su país, en la semifinal de la UEFA EURO 2000 y en la final de la edición de 2004, pero también ha contribuido a los recientes progresos y a la consecución del título de campeones de Europa de 2016, en calidad de director de formación de la Asociación Portuguesa de Fútbol desde 2012.

"Este título de la EURO 2016 tiene un valor especial para mí, evidentemente, ya que jugué mucho tiempo en Francia. Siento un gran respeto por este país. Y, en el fondo, creo que si el mío no hubiese ganado la final habría encontrado motivos para consolarme pensando que la campeona había sido Francia", confiesa. "Pero, más allá de mi caso personal, este trofeo tiene un valor inmenso para mi país. ¡Por fin se nos ha recompensado! Ya llegamos a rozar muchos títulos, y yo, que perdí finales y semifinales, puedo decirlo con conocimiento de causa. Pero por fin llegó el momento, ¡y creo que es merecido de verdad! Nos habíamos esforzado muchísimo para vivir al fin ese día de gloria…".

Y si la selección absoluta está ahora en lo más alto de Europa —al igual que la sub-17—, las categorías inferiores llevan varios años quedándose a las puertas de un título. Los jóvenes portugueses fueron finalistas del Campeonato Sub-19 de la UEFA 2013/14 y del Campeonato Sub-21 de la UEFA 2014/15, lo que les permitió sellar su pasaporte para el Torneo Olímpico de Fútbol masculino Río 2016.

¿Medalla y Ballon d'Or?
"Todo esto es fruto de un intenso trabajo colectivo, desde hace cuatro o cinco años, en el que han participado la Asociación y también los clubes", explica el antiguo ariete, que defendió los colores de París Saint-Germain, Girondins de Burdeos y Deportivo de La Coruña, entre otros equipos, y que, curiosamente, no actuó nunca en la primera división portuguesa. "Todos juntos, de la mano, centramos nuestro trabajo en la formación, en los planos técnico, físico y táctico. Nos preocupamos por dar a los jugadores las mejores condiciones para que puedan rendir al máximo nivel posible en las competiciones en las que participan. Al final, no hay ningún secreto, lo que nos da jugadores de gran calidad es eso".

Y aunque a Pauleta le resulte imposible pronosticar quién podría ser el próximo Cristiano Ronaldo entre esos jugadores de calidad, sí se deshace en elogios cuando se le menciona al astro del Real Madrid, en plena pugna por un cuarto FIFA Ballon d’Or. "Es un futbolista fenomenal. Y estaría bien que Portugal pudiese ayudarle a ganar un nuevo Ballon d’Or. Le ha dado muchísimo al país… Después de ganar la Liga de Campeones, ha conquistado la Eurocopa… Ha tenido una temporada formidable. Nos alegramos muchísimo por él, y también por todos los demás jugadores. Porque, insisto, la prioridad es el equipo, ¡es el país!", señala.

Y el país está en estos momentos en cuartos de final del Torneo Olímpico de Fútbol, y aspira a colgarse también el oro. "Por ahora todo marcha bien, estamos clasificados para la segunda fase del torneo y nos mantenemos invictos. ¡Ojalá siga así!", concluye Pauleta.