El marcador del Arena Fonte Nova de Salvador mostraba un claro 4-0 para Brasil y la afición premió al combinado anfitrión con una sonora ovación. En condiciones normales, un resultado tan contundente habría supuesto una gran decepción para el equipo perdedor, pero, en esta ocasión, los componentes de la selección danesa se retiraron a los vestuarios con una sonrisa de oreja a oreja. Y es que se acababan de enterar de que, a pesar de la derrota, Dinamarca se había clasificado para los cuartos de final del Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Río 2016.

“Estamos muy felices de haberlo logrado”, declaró radiante Lasse Vibe, el capitán de Dinamarca, ante los micrófonos de FIFA.com. “Al final del partido nos quedamos un poco desconcertados. Acabábamos de perder 4-0 y Brasil nos había superado claramente, pero al mismo tiempo sabíamos que daba igual, porque pese a todo seguíamos vivos. Cuando se confirmó que estábamos en cuartos la alegría nos desbordó”, revela.

El alivio también era evidente en el rostro de Jeppe Hojbjerg. El guardameta danés tuvo que emplearse al máximo ante los veloces atacantes brasileños y vio como su meta era perforada hasta en cuatro ocasiones. “Ha sido un encuentro difícil para nosotros. Brasil tiene jugadores muy buenos y ha hecho un gran partido. No es agradable perder 4-0, pero lo que cuenta es que seguimos adelante en la competición. Cuando el partido terminó, ninguno de los jugadores sabíamos si nos habíamos clasificado, pero, por suerte, el entrenador nos lo dijo. Estamos en cuartos y eso es lo más importante”, explica.

La experiencia reciente marca el camino
Nigeria espera ahora en cuartos, y Vibe y compañía guardan buenos recuerdos del combinado africano. No en vano, ambos equipos ya se vieron las caras recientemente en un torneo de preparación para los Juegos Olímpicos en el que Dinamarca se llevó la victoria por un claro 6-2.

“El de cuartos será un partido completamente diferente”, pronostica Hojbjerg. “Aquello era un amistoso y en ese tipo de encuentros no juegan necesariamente los titulares. En cualquier caso, la experiencia nos puede resultar útil, pero lo que está claro es que tendremos que hacer un buen partido”, advierte.

Entretanto, su capitán espera que Nigeria no resulte un rival tan duro como Brasil. “Creo que va a ser un partido complicado y confío en que podamos salir airosos como lo hicimos contra Sudáfrica”, afirma. Frente al combinado sudafricano, los pupilos del seleccionador Niels Frederiksen consiguieron su única victoria de la fase de grupos, tres puntos que al final les han dado el pase a la siguiente ronda.

A diferencia de los nigerianos, que perdieron con Colombia en São Paulo y deberán cambiar de sede, los daneses no tendrán que volver a viajar antes del duelo de cuartos. ¿Podría esta circunstancia acabar resultando clave?

“Se trata sin duda de una ventaja. Con un calendario tan apretado y partidos cada tres días, el descanso y el sueño son muy importantes. A nosotros nos ha tocado viajar mucho hasta ahora. Tras el primer partido tuvimos que irnos a Río para participar en la ceremonia de inauguración. Estamos muy contentos de quedarnos en Salvador. Es algo positivo para nosotros”, asegura el capitán danés. Hoy sabremos finalmente si las afirmaciones de Lasse Vibe acaban resultando acertadas.