Bach: "Importantísimas lecciones para la vida"
© Getty Images

Los partidos por el quinto puesto del Torneo Olímpico Juvenil de Fútbol Nankín 2014 contaron con la presencia de un testigo de excepción: nada menos que Thomas Bach, Presidente del Comité Olímpico Internacional, quien siguió con gran interés los encuentros disputados en el Jiangning Sports Centre Stadium. En el transcurso de su visita, Bach (medalla de oro en esgrima en Montreal 1976) encontró tiempo para hablar con FIFA.com.

Señor Bach, ¿cuál es su balance provisional de estos Juegos? 
Están siendo unos Juegos Olímpicos de la Juventud extraordinarios, que hasta ahora se han caracterizado por la amabilidad de los anfitriones y por una organización impecable.

¿Qué le ha parecido el enorme entusiasmo que impera en Nankín? 
Efectivamente, es un entusiasmo que puede verse en todas partes: en la ciudad, en los distintos recintos deportivos y, por supuesto, en la Villa Olímpica. Los atletas están contentísimos. Y en el caso concreto del fútbol, las cifras de espectadores son verdaderamente impresionantes para un torneo juvenil.

La Villa Olímpica debe servir también para fomentar el intercambio cultural y educativo entre los atletas, un concepto que parece haber encontrado resonancia entre los jóvenes. 
Se ha conseguido alcanzar un buen equilibrio entre la concentración que requiere la competición y los aspectos culturales y formativos de estos Juegos Olímpicos de la Juventud. Al hablar con los y las deportistas, uno percibe que están concentrados en sus respectivas competiciones, pero también que aprovechan todas las oportunidades a su alcance para visitar los stands de otras naciones, participar en los programas educativos y establecer nuevas amistades.  El "YOGging" [nombre de la red social que utilizan los participantes en los Juegos] es ahora mismo un deporte muy popular en la Villa Olímpica.

Usted participó con éxito en su día en los Juegos Olímpicos. ¿Hasta qué punto es importante acudir a unos Juegos para la evolución deportiva y personal de un atleta? 
Creo que en este sentido los Juegos Olímpicos de la Juventud pueden desempeñar un papel importantísimo, ya que permiten a los atletas conocer de cerca el ambiente olímpico y los familiarizan con un evento deportivo de esta magnitud, así como con el ideal olímpico de conocer culturas ajenas a la propia, buscar el diálogo y de este modo obtener importantísimas lecciones para la vida.

¿Sigue muy de cerca el torneo de fútbol? 
Estoy muy atento a todo cuanto sucede en el fútbol, sobre todo en mi condición de “futbolista frustrado”. [Ríe]

¿Presenció también la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014? 
Por supuesto. Y cumplí con la tradición que mantengo desde 1986 de presenciar en directo la final del torneo.

Dentro de cuatro años, la tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud se celebrará en Buenos Aires, la ciudad en la que resultó elegido presidente del COI el año pasado. ¿Un aliciente más para usted? 
Espero con ilusión los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud, porque en ellos se verá cómo se percibe el ideal olímpico en Argentina y, por extensión, en Sudamérica. Serán unos Juegos distintos a los celebrados aquí en China, pero igualmente excepcionales.