El Guerrero número nueve
© Getty Images

Es el número de la suerte de Joo Hwimin, mediocampista de la República de Corea y canterano del Suwon Bluewings. El chico luce orgulloso el nueve de un equipo que ha anotado en Nankín 2014 la victoria más abultada de la historia del Torneo Olímpico Juvenil: un 9-0 sobre Vanuatu.

Además, su gran ídolo, el delantero de los Guerreros del Taeguk Son Heungmin, viste ese mismo número en la selección absoluta. "Es el futbolista coreano que más admiro", reconoce Joo Hwimin en una entrevista con FIFA.com. "Cuando era muy joven fichó por un club de la Bundesliga alemana. Yo también espero convertirme en profesional y jugar en Europa algún día, igual que él".

El atlético joven comparte algo más con su héroe. Ambos se han destacado por ser auténticos revulsivos para sus equipos cuando entran al terreno de juego desde el banquillo. Son Heungmin lo fue en el clasificatorio de la Zona Asiática para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ que enfrentó a la República de Corea y Qatar. Entró en el campo en el minuto 81 con 1-1 en el marcador. Y cuando los surcoreanos estaban a punto de dejar escapar puntos vitales en casa, el suplente anotó el gol de la victoria en el tiempo de descuento.

Los tres goles que ha anotado hasta la fecha Joo Hwimin en Nankín los convirtió en dos participaciones como suplente en el espacio de 78 minutos, una estadística que revela una eficacia goleadora impresionante.

En el primer partido, contra Cabo Verde, el delantero saltó al terreno de juego cuando faltaban diez minutos para el descanso, y prácticamente en el primer toque del balón subió el 3-0 al marcador, antes de sentenciar la victoria por 5-0 con su segundo tanto a 11 minutos del pitido final.

Volvió a entrar en juego al inicio de la segunda parte de una semifinal excepcionalmente reñida contra Islandia. Recién ingresado, y tan sólo tres minutos después de que los europeos se pusieran en ventaja, el mediocampista igualó la contienda de un hábil remate de cabeza. En la tanda de penales, el nueve coreano transformó su lanzamiento para contribuir al triunfo por 3-1 de los jóvenes surcoreanos.

"Fue un partido muy complicado", comenta Joo con una sonrisa tímida. "Pero nos habíamos preparado muy bien y todo el mundo se entregó a tope. Por eso, al final, la victoria fue nuestra".

Grandes metas
Tras su actuación contra Islandia, Joo Hwimin no cabía en sí de gozo. "Estoy encantado. Competir con la selección nacional en los Juegos Olímpicos de la Juventud es absolutamente emocionante", aseguraba.

Después de haber espoleado a los suyos hasta la gran final, el joven no quiere menos que la medalla de oro. "Todavía no hemos visto jugar a nuestros rivales”, comenta Joo antes del choque decisivo ante Perú. “De manera que no los conocemos muy bien. Pero no creo que haya demasiadas diferencias, por lo que me imagino que será un partido muy igualado. Si conseguimos seguir jugando a este nivel, tendremos posibilidades de hacernos con la victoria".

Tras pisar por primera vez la escena internacional, el joven ya se fija nuevos objetivos más allás de Nankín. Y su lista de ambiciones no es discreta... "Mi jugador extranjero preferido es Cristiano Ronaldo, porque el club para el que me encantaría jugar por encima de todos es el Real Madrid”.