El gol de oro ya no existe. En su reunión anual, el International Football Association Board (IFAB) decidió modificar la número 10 de las Reglas del Juego , y volver a la normativa anterior en lo relativo a la designación del vencedor de un partido concluido en empate. He aquí un repaso a la corta vida de la “muerte súbita”, en compañía de Bierhoff, Blanc, Zidane, Trezeguet, Camara, Ahn Jung-hwan, Mansiz y Henry, todos ellos autores de goles de oro que han pasado a la historia.

El próximo 1 de julio, fecha oficial de su desaparición, la regla del gol de oro habrá vivido algo más de 10 años. Fue en el Campeonato Mundial Juvenil de la FIFA Australia 1993 cuando la FIFA puso en marcha esta nueva fórmula para determinar el vencedor de un encuentro concluido en empate. Consistía en jugar una prórroga con dos periodos de 15 minutos, que terminaba de golpe al primer gol que se marcara. La idea era evitar que se llegara lo menos posible a las crueles tandas de penales. El resultado, un éxito a medias. A partir de ahora, con la vuelta a la antigua norma, la prórroga cumplirá la totalidad de los 30 minutos, aunque los equipos logren un gol durante ese periodo.

En estos diez años ha habido numerosos encuentros de grandes competiciones internacionales concluidos con un “gol de oro”, algunos de los cuales han entrado en los anales del fútbol. Se esté a favor o en contra de la norma, es obligado reconocer que ha ofrecido momentos verdaderamente emocionantes. FIFA.com, en ‘homenaje’ a la ya difunta Regla del Gol de Oro, recupera los ejemplos más memorables de esta diana letal, a la que los perdedores apodaban de manera simbólica “muerte súbita”.

Campeonato Europeo de la UEFA Inglaterra 1996 / Final: Alemania – República Checa / 30 de junio de 1996 / Minuto 95, Oliver Bierhoff
El primer “Chico de Oro”, como se le denominó: Oliver Bierhoff, delantero alemán, es el primer jugador de una selección absoluta que marcó un gol de oro en competición oficial. Y no precisamente intrascendente... En la final de la máxima competición europea, los alemanes se toparon en su camino hacia el título con los sorprendentes checos de Karel Poborsky y Vladimir Smicer. Oliver Bierhoff, comodín de lujo de la selección de Berti Vogts, dio réplica a un gol de Patrick Berger. Cuando apenas se llevaban cinco minutos de la prórroga, el delantero del Udinese disparó a puerta a la media vuelta. Tomas Rada desvió ligeramente el esférico y a Petr Kouba, el guardameta checo, se le escapó el balón, que acabó alojándose en el fondo de las mallas. Los checos se vinieron abajo, y los alemanes tardaron unos segundos en darse cuenta de que habían conquistado su tercer título continental.

Copa Mundial de la FIFA Francia 1998 / Octavos de final: Francia – Paraguay / 28 de junio de 1998 / Minuto 113, Laurent Blanc
La selección de Francia se enfrentaba a la sorprendente Paraguay en octavos de final de “su” Copa Mundial de la FIFA, un encuentro que algunos preveían fácil para los Bleus. Pero los aficionados franceses, apiñados en el estadio Bollaert de Lens, iban a asistir a los ataques impotentes de los suyos durante 112 minutos: hasta aquel centro de Robert Pires en la prórroga, que desvió de cabeza David Trezeguet. Laurent Blanc, defensa emblemático de la selección gala, apareció entonces en medio del área y, de una semivolea con la tibia, apuntilló a los sudamericanos. El “presidente” se convirtió así en el primer jugador que marcaba un gol de oro en la Copa Mundial de la FIFA. Sobre el césped, los paraguayos se derrumbaban, y el guardameta José Luis Chilavert iba levantando a sus compañeros uno a uno.

Campeonato Europeo de la UEFA Bélgica/Holanda 2000 / Semifinales: Francia – Portugal / 29 de junio de 2000 / Minuto 117, Zinedine Zidane.
Sin duda el gol de oro más controvertido de la historia. Nuno Gomes abrió el marcador y Thierry Henry acabó igualando para los suyos. El final del partido fue dramático y la prórroga se hizo inevitable. Ésta vio a las dos selecciones, agotadas, dar de sí todo lo que tenían. Y en una contra, Sylvain Wiltord se internó por la derecha del área y centró al primer palo. Abel Xavier se lanzó al suelo y detuvo el balón... ¡con la mano! El señor Benko pitó penal, lo que enfureció a los lusos. Pero a Zinedine Zidane le trajo sin cuidado y envió a su selección a la final al transformar la pena máxima.

p>Campeonato Europeo de la UEFA Bélgica/Holanda 2000 / Final: Francia – Italia / 2 de julio de 2000 / Minuto 103, David Trézéguet.
Los franceses parecían abonados al gol de oro. Los pupilos de Roger Lemerre, por debajo en el marcador a los pocos minutos como consecuencia de un gol de Marco Delvecchio, no eran capaces de empatar. Pero en el tiempo añadido, Sylvain Wiltord soltó un disparo cruzado al que no pudo llegar Francesco Toldo. Explosión de júbilo entre los Bleus y abatimiento en el banquillo italiano, que estaba ya preparado para invadir el césped. La prórroga fue un calvario para la squadra azzurra. Robert Pires, recién ingresado en el césped, se desmarcó por la izquierda y centró perfectamente hacia Trezeguet al punto penal. El delantero del Juventus de Turín envió una semivolea fulgurante por toda la escuadra de Toldo. Los franceses eran campeones de Europa, mientras los italianos lloraban a lágrima viva sobre el césped de Rotterdam.

Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002 / Octavos de final: Suecia – Senegal / 16 de junio de 2002 / Minuto 104, Henri Camara.
Los senegaleses ya eran la revelación de la cita mundialista asiática. Los observadores sólo tenían ojos para El Hadji Diouf y Khalilou Fadiga. El tercer delantero de los Senef, Henri Camara, aguardaba su momento, e iba a encontrarlo en octavos de final, contra Suecia. Tras haber igualado en el primer periodo, iba a ser el héroe de su selección en la prórroga. Pape Thiaw cedió de tacón en el área para Camara. El delantero del Sedán se zafó con rapidez de su par y disparó desde 18 metros. Su tiro fue a alojarse junto a la base del primer palo, enviando a los africanos a cuartos de final.

Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002 / Octavos de final: República de Corea – Italia / 18 de junio de 2002 / Minuto 117, Ahn Jung-hwan.
El partido más alocado del torneo mundialista asiático no podía terminar de otra manera que con un gol de oro. Los italianos, grandes favoritos, abrieron el marcador muy pronto, por medio del inevitable Christian Vieri, mientras que los surcoreanos fallaron un penal en los primeros minutos. Al igual que dos años antes en la final del Campeonato Europeo de la UEFA, los Azzurri se iban a creer vencedores hasta los últimos instantes del partido. Hasta que Seol Ki-hyeon empató, a dos minutos del final. El ambiente se tornaría en una auténtica histeria colectiva unos minutos después, pues los italianos, con un hombre menos, iban a sucumbir. Al saque de una falta, Ahn Jung-hwan conectó un cabezazo imparable. Mientras Gianluigi Buffon observaba el daño causado, Ahn se convertía en un semidiós y toda la República de Corea se abrazaba.

Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002 / Cuartos de final: Turquía – Senegal / 22 de junio de 2002 / Minuto 94, Ilhan Mansiz
Dos de los equipos revelación de la máxima competición mundial se enfrentaban en cuartos de final, en Osaka. Los turcos controlaban mejor el partido, pero fueron incapaces de concretar. Así, el partido se iba a decidir en la prórroga. Y fue el sustituto de Hakan Sükür, un gran goleador pero inédito hasta entonces, quien dio la puntilla a los africanos. Ilhan Mansiz, cuando apenas habían transcurrido cuatro minutos del tiempo suplementario, recibió un buen pase de Ümit Davala y disparó al primer palo para batir a un estupefacto Tony Sylva. Los turcos, que alcanzaban las semifinales de la máxima competición por primera vez en su historia, estaban locos de alegría. A los senegaleses les costó bastante digerirlo, pero se consolarían al regresar a su país como héroes.

Copa FIFA Confederaciones Francia 2003 / Final: Francia – Camerún / 29 de junio de 2003 / Minuto 97, Thierry Henry
En la final de la Copa FIFA Confederaciones 2003, los campeones de África se enfrentaban por el título a los campeones de Europa. Y fue el mejor jugador y al final máximo goleador del torneo, Thierry Henry, quien permitió a los franceses revalidar su corona intercontinental. Lilien Thuram centró al primer palo y el goleador del Arsenal controló el esférico para batir a Idriss Kameni. Un gol de oro un tanto especial, que iba a ser el último en una competición oficial a cargo de una selección absoluta, casi 10 años después de su entrada en el concierto mundial.