"Con motivo de la fundación de un club de fútbol, todos los amigos de este deporte quedan invitados a una reunión que tendrá lugar el próximo miércoles a las 8.15 de la tarde en la sala principal de la asociación de zapateros".

Todo empezó con este anuncio, publicado en el periódico Basler Nationalzeitung el 12 de noviembre de 1893. Once lectores interesados acudieron a la cita tres días después y fundaron un club que hoy es uno de los referentes del fútbol suizo: el FC Basilea.

Con doce títulos de liga en su palmarés, el FCB, como es conocido popularmente el club, ocupa la tercera plaza en la clasificación histórica del fútbol suizo, empatado con el FC Zúrich. Aunque el Servette de Ginebra (17) y el Grasshopper-Club de Zúrich (27) han ganado más ligas, el club del St. Jakob Park, con cuatro campeonatos nacionales en los últimos diez años y varias participaciones destacadas en las competiciones europeas, se ha convertido en uno de los grandes del fútbol helvético actual.

Íntimamente ligado al vertiginoso ascenso de los Rot-Blau está el nombre del técnico Christian Gross, que se despidió del Basilea en el verano de 2009 después de diez años de éxitos, así como el de Gisela Oeri, la primera Presidenta de un club profesional en la historia del fútbol suizo. Además, Ottmar Hitzfeld, el laureado técnico alemán que dirige actualmente a la selección suiza, nunca deja pasar la oportunidad de recordar con cariño la etapa que pasó como jugador en el "FCB", entre 1971 y 1975.

También confiere un brillo especial al club una historia muchas veces contada pero nunca confirmada, según la cual el Basilea es una especie de inspiración para el todopoderoso FC Barcelona. FIFA.com repasa contigo la variopinta y simpática historia del FC Basilea.

El nacimiento de una institución
El 15 de noviembre de 1893, en la reunión convocada a través del anuncio en el periódico, varios miembros de un club de remo, junto con universitarios y un periodista deportivo que tradujo del inglés las reglas del fútbol y que era en aquella época una de las principales figuras de la prensa suiza, fundaron el FC Basilea. Desde entonces pasó algo más de medio año antes de que el equipo disputara su primer partido en el extranjero. El "FCB" recibió una auténtica lección del Estrasburgo (8-0), pero el viaje a la vecina Alsacia pasaría a convertirse en toda una tradición.

Ya en el año 1900, el Basilea, con 111 socios, se convirtió en el segundo mayor club de Suiza por detrás del Grasshoppers. Cuatro años más tarde, el equipo pudo disfrutar de sus primeros internacionales. En 1912 se contrató al primer entrenador de la historia del club, el inglés Percy Humphreys, y, en 1919, un austriaco y un húngaro se convirtieron en los primeros jugadores extranjeros que vistieron la camiseta azulgrana. Aunque el "FCB" tuvo que esperar hasta 1953 para conquistar su primer título de liga, el club ya causó sensación 28 años antes con un partido en el que recibió a los uruguayos del Nacional de Montevideo (2-5) y en el que el balón se lanzó desde un avión.

La forja de una leyenda
La llegada de un jugador alemán marcó el inicio de la etapa más gloriosa del FCB. En el año 1965, Helmut Benthaus cambió el Colonia, a la sazón el club de referencia en el país vecino, por el Basilea y formó, junto con el también alemán Jürgen Sundermann y el suizo Karl Odermatt, un trío de mediocampistas legendario. En la denominada "era Benthaus", este alemán, que actuó también como jugador entrenador y finalmente sólo como técnico, desempeñó un papel fundamental en la conquista por parte del Basilea de siete ligas y tres copas suizas.

A continuación llegó otro de los momentos más brillantes de la historia del club, que sería a su vez el preludio de su trago más amargo. En la temporada 1973/74 se fichó al astro peruano Teófilo Cubillas, que llevaría al Basilea a los cuartos de final de la Copa de Europa. Seis años más tarde, el club conquistó su séptimo título de liga a las órdenes de Benthaus. Sin embargo, el FCB descendió de categoría en 1988 y se vio obligado a conmemorar sus cien años de vida en segunda división, antes de regresar a la élite en 1994.

Actualmente
El FCB no se reencontró con el éxito hasta que el suizo Gross llegó del Tottenham Hotspur en el verano de 1999 para hacerse cargo del banquillo y Gisela Oeri, esposa de un multimillonario, fue elegida Presidenta. En 2001, el Basilea se convirtió el primer equipo suizo que alcanzó la final de la Copa Intertoto de la UEFA y, una temporada más tarde, volvió a ganar la liga después de 22 años de sequía. Posteriormente, el equipo causó sensación al meterse entre los 16 mejores equipos de la Liga de Campeones de la UEFA y disputar la ya extinta segunda fase de grupos de la competición, antes de conquistar tres nuevas ligas suizas entre 2004 y 2008.

A pesar de todo, la pasada temporada no resultó exitosa y el Basilea puso fin a su relación contractual con Gross. Le sustituyó Thorsten Fink, ex jugador del Bayern de Múnich, que se ha marcado el objetivo de iniciar una nueva era de triunfos junto con el astro suizo Alexander Frei, que ha regresado al equipo azulgrana después de un largo periplo por el extranjero.

Queda una pregunta que nunca tendrá respuesta. ¿Tomó del FC Basilea el suizo Hans Gamper, cofundador del FC Barcelona en 1899, los colores azul y grana del club catalán? Sea como sea, los colores y el balón de cuero que aparecen en los escudos de los dos FCB son idénticos...

El estadio
Denominado popularmente "Joggeli", el histórico St. Jakob Park, demolido y reconstruido en 2001, es uno de los estadios más queridos del país alpino. El del FC Basilea es el estadio de fútbol más grande de Suiza y tiene capacidad para 38.512 espectadores. Junto con el Stade de Suisse de Berna, St. Jakob Park es el único estadio de cuatro estrellas del país. En él se disputaron seis partidos de la Eurocopa 2008. El estadio del Basilea alberga además el centro comercial más grande de la ciudad, el museo del FCB y una residencia para ancianos.