Con tres títulos de liga en su palmarés, el Yokohama F Marinos ha sido uno de los pilares del fútbol japonés desde la fundación del campeonato de liga en 1993. FIFA.com se sumerge en la historia del club en cuya cantera se formaron jugadores de la talla del genial mediocampista Shunsuke Nakamura o del férreo guardameta Yoshikatsu Kawaguchi, y cuyo objetivo inmediato es extender su hegemonía a la escena continental.  

El nacimiento de una institución
En sus comienzos, allá por 1972, el Marinos se llamaba Nissan Motor FC. Aunque, en aquella época, el fútbol no se practicaba en Japón como un deporte profesional, el club fundó una escuela para jóvenes de la que salió una plétora de talentos, lo que contribuyó a que el Nissan Motor se convirtiera en el equipo por excelencia de la ciudad de Yokohama.  

Tras ascender a la máxima categoría de la liga de aficionados en 1979/80, cosechó una serie de trofeos, incluido el triplete (campeonato nacional, Copa de la Liga y Copa del Emperador) en 1988/89, bajo la batuta de Shu Kamo y con el ex capitán de Brasil, Óscar, al frente de la defensa. Sus posteriores triunfos en la Recopa Asiática  en 1991/92 y 1992/93 lo convirtieron en favorito para hacerse con el título de la J-League, que se instauró en 1993.    

Ese mismo año, la entidad adoptó el nombre de Yokohama Marinos, y en 1999 añadió la letra F tras fusionarse con el Yokohama Flugels, su vecino y rival.   

La forja de una leyenda
Con el artillero argentino Ramón Díaz como punta de lanza, el Marinos concluyó las primeras temporadas de la J-League en la parte alta de la tabla, hasta que en 1995 se adjudicó su primer título del campeonato. Pero la verdadera eclosión del equipo se produjo en 2003, año en el que el actual seleccionador de Japón, Takeshi Okada, tomó las riendas. El defensa central Yuji Nakazawa, el mediocampista Daisuke Oku y el a la sazón recién incorporado delantero Tatsuhiko Kubo, formaron el grueso del conjunto que ganó las dos fases del campeonato esa misma temporada. El fichaje en 2004 del ex delantero de la República de Corea Ahn Jung-Hwan fue un éxito inmediato, dado que el Marinos revalidó su título de campeón de liga al derrotar en la tanda de penales al Urawa Red Diamonds, vencedor de la segunda fase, después de que la eliminatoria concluyera en empate a 1-1 (resultado global).  

Okada no ocultó sus ambiciones continentales en vísperas de la temporada 2005, pero no logró cumplir su objetivo. El Marinos quedó fuera de la Liga de Campeones de la AFC en la fase de grupos y ese mismo año terminó en un decepcionante noveno puesto en el campeonato nacional. Cuando Okada dimitió, a mediados de la temporada 2006, el club languidecía en la parte baja de la tabla.  

En la actualidad
Ahora mismo, el Marinos atraviesa una especie de fase de transición, y en vez de fichar grandes nombres prefiere centrarse en los jugadores de su envidiada cantera. Algunos veteranos como Kubo y Oku han abandonado las filas del club en las últimas temporadas, y desde entonces, el juego del equipo gira alrededor del mediocampista Koji Yamase, un habitual de la selección nacional, y del capitán y ex mejor jugador de la J-League, Nakazawa, quien permanece fiel a sus colores, a pesar de las jugosas ofertas recibidas. Su entrenador, Kokichi Kimura, llegó a mediados de la temporada 2008, después de que el Marinos cayera hasta el puesto 16º (de los 18 que conforman la primera división) y consiguió dar la vuelta al equipo, que terminó noveno.  

Mientras tanto, Nakamura, nacido en Yokohama, no oculta su intención de regresar al Marinos una vez concluida su dilatada aventura en Europa. Pero la afición local deberá tener paciencia, dado que en junio de 2009, el mediocampista decidió fichar por el Espanyol de Barcelona. 

El estadio
El Marinos posee dos estadios: el Nissan, que con sus más de 72.000 localidades es el de mayor aforo de Japón; y el Mitsuzawa, con capacidad para 15.000 espectadores. El Nissan, también conocido como Estadio Internacional de Yokohama, albergó la final de la Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002, y varias finales de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. El Mitsuzawa es mucho más pequeño, pero su acogedor ambiente lo han convertido en el favorito de muchos aficionados.  

En 2007 se inauguró en Yokohama el Marinos Town, las instalaciones de entrenamiento del equipo que incluyen terrenos de juego y la sede del club.