“El signo de Escorpio es intenso, con una energía emocional única en todo el zodíaco. Si sabe utilizarla de forma constructiva, puede convertirse en un gran líder. No sabe morderse la lengua y puede ser muy crítico”.

La definición zodiacal parece cuajar a la perfección con Diego Armando Maradona. El argentino, nacido el 30 de octubre de 1960, tiene todas las características que suelen adjudicarle a los de su signo. Como futbolista, está considerado por muchos como el mejor que haya pisado un campo de juego a lo largo de la historia. Como entrenador, se prepara para rendir el examen mayor de su corta e intensa carrera: la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010.

Sin embargo, hay otro terreno en el que este escorpiano suele destacarse: el de la dialéctica. Sanguíneo y frontal, Maradona ha sabido sorprender al mundo con sus apariciones frente a los micrófonos. A veces divertido, otras ofuscado, Pelusa es capaz de dejar a todos con la boca abierta. Al igual que en el campo de juego. Repasamos sus declaraciones más famosas…

“Mi primer sueño es jugar un Mundial, y el segundo es salir campeón”
Su primera declaración a una cámara, entrevistado como una promesa cuando recién pasaba los 12 años…

“Y sí, soy cabecita negra. Y a mucha honra. Nunca renegué de mis orígenes”
Una definición clásica sobre sus orígenes.

“A la droga no se la maneja nunca, ella te maneja a vos. El que dice ‘yo la manejo’ miente, o se cree el Richard Gere de la película”
Sobre su adicción, antes de someterse a un período de rehabilitación.

“Viví 40 años que valen por 70. Me pasó de todo. De una patada fui de Villa Fiorito a la cima del mundo, al Everest, y ahí me tuve que arreglar solito porque nadie me explicó cómo era la cosa, cómo se actuaba en esos casos”
Un recuerdo sobre lo que significó su salto a la fama.

“Estuve y estaré siempre contento con el gol que le hice con la mano a los ingleses. Les ofrezco mil disculpas a ellos, de verdad, pero volvería a hacerlo una y mil veces”
Sobre la Mano de Dios, su primer gol en los cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA 1986

“Yo traté de ser feliz jugando al fútbol, y traté de hacerlos felices a ustedes. El fútbol es el deporte más lindo del mundo. Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no… la pelota no se mancha”
Su dedicatoria y confesión a los aficionados que asistieron a su partido homenaje en noviembre de 2001

“A Messi aún no pude verlo, pero me dicen que está entrenando muy bien. Intenté llamarlo, ¡pero es más fácil hablar con Obama que con Lío!”
Una humorada respecto a Messi, en la previa al partido con Brasil por las eliminatorias mundialistas.

Lo peor en mi vida ya pasó. Estuve en el fondo del mar y me sacaron mis hijas. Ahora me puedo levantar todos los días, eso ya es un logro después de pasar épocas en las que estaba tres días seguidos despierto o durmiendo. Ver a mi nieto es tocar el cielo con las manos. El resto es secundario”.
Sobre su situación de vida actual, en una entrevista con FIFA.com.

“Cuando ganamos el Mundial en México, al trofeo lo solté poquito. ¿Si pienso soltarlo más si lo vuelvo a ganar en Sudáfrica? No, ese lo va a tener Masche (Javier Mascherano, capitán). ¡Y no lo va a querer soltar! Acuérdense, le va a pasar lo mismo”.
Su confianza en la previa a la Copa Mundial de la FIFA 2010.

“Ganar la Copa del Mundo es lo más lindo que hay. Es un orgullo, siempre se lo digo a mis jugadores: 30 días de sacrificio para darle un beso a esa copa no es nada en la vida de un hombre. Es tocar el cielo con las manos”.
Acerca de su obsesión, ganar la Copa Mundial de la FIFA una vez más.

“¿Terry Butcher dice que no me quiere dar la mano? Me da igual, les recuerdo que Inglaterra ganó una final contra Alemania con un gol que no fue… ¡la pelota no entró por un pedazo así! Lo vimos todos y nadie dijo nada. Lo que pasa es que no había repeticiones en aquella época. Butcher no me puede juzgar de ninguna manera”.
Su respuesta hacia Terry Butcher, presente en el partido de la Mano de Dios y ayudante de campo en la selección escocesa, antes del debut de Maradona como entrenador.

“La clasificación está dedicada de corazón a la gente argentina, sólo a ellos, a los que creyeron en mí. Pero hay un sector que no se lo merece, ellos saben bien quiénes son. Yo tengo memoria. Para los que no creyeron en esta selección, para los que me trataron como una basura, hoy estamos en el Mundial (…)”.
La polémica conferencia de prensa posterior a la victoria en Uruguay que le otorgó la clasificación mundialista a Argentina.