La afición del Manchester United lo llamaba “El rey Eric”. En 2001, los simpatizantes eligieron a monsieur Cantona mejor jugador del club de todos los tiempos. Cuatro años después, triunfó en la elección del mejor jugador de la historia de la Premier League. Según sus propias palabras, es el mejor futbolista francés de todos los tiempos.

A continuación ofrecemos más palabras de Cantona. En la más reciente entrega de la sección de FIFA.com dedicada a los hombres más elocuentes del fútbol, recordamos algunas de las frases que ha brindado al mundo este delantero de genio inimitable y 44 años de edad, que brilló en el Auxerre y en el Marsella en su patria, espoleó al Leeds United al título de la máxima división inglesa, jugó cinco años tan polémicos como exitosos en Old Trafford, anotó 20 goles en 44 partidos con la selección nacional francesa, se retiró del fútbol a los 31 años, se convirtió en jugador y en entrenador de fútbol playa, y ha alcanzado la fama también como actor.

No fue premeditado. En un partido me dio frío y me subí el cuello. Como ganamos, decidí jugar siempre con el cuello levantado”.
Cantona sobre su manera de usar el cuello de la camiseta, toda una marca registrada.

“En Marsella, el OM es religión. Marsella es una ciudad cosmopolita y apasionada y los marselleses viven para el fútbol”.
Cantona sobre su antiguo club y la ciudad en la que nació.

“Sentí muy mía la rebeldía y el vigor de la juventud de aquel lugar. Puede que el tiempo nos separe, pero nadie negará que, en Manchester, al otro lado de puertas y ventanas, palpita la locura y el amor por el fútbol, por las fiestas y por la música”.
Cantona sobre la vida en Old Trafford.

“Cuando las gaviotas siguen el pesquero es porque creen que se echarán las sardinas al mar”.
Cantona tras recibir nueve meses de sanción por haber atacado a un seguidor del Crystal Palace.

Esas palabras no significaban nada. Había mucha presión y quería aligerarla un poco. Sabía que todo el mundo se pondría a analizar lo que había dicho. Había que estar allí en mi lugar para ver la incomprensión en todas las caras que tenía delante. ¡Fue fantástico!”.
Cantona explica la frase anterior.

“El fútbol es como una terapia para los aficionados. Después de una semana estresante van al estadio a cantar y a gritar a todo pulmón. Es una forma de quitarse de encima tanta frustración”.
Cantona.

“Nunca me he movido por dinero. Habría jugado sin cobrar nada. Habría pagado por jugar en Wembley”.
Cantona.

“En Inglaterra, algunos entrenadores no dan ejemplo. Están gordos y beben cerveza. Él era el entrenador perfecto. Le obsesionaba lo que teníamos que hacer en los entrenamientos, qué bebíamos y cuánto dormíamos”.
Cantona sobre Alex Ferguson.

“Dejé de jugar al fútbol porque ya había hecho todo lo que tenía que hacer. Necesitaba algo que me ilusionara tanto como me había ilusionado el fútbol”.
Cantona sobre su paso de los terrenos de juego a los escenarios.

“Son increíblemente parecidos. En ambos casos se trata de expresar emociones en un tiempo determinado. En ambos debes tener seguridad en ti mismo y debes trabajar muchísimo”.
Cantona compara el fútbol con las tablas.

“Cuando ganamos, lloré. Representó mucho para mí, me llenó de orgullo. Claro que no es tan importante como el fútbol, pero cuando eres rico te enorgullece poseer un Rolls Royce, y cuando eres pobre te sientes orgulloso de tener un Renault”.
Cantona sobre llevar a Francia al triunfo en la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA en 2005.

“Después de su primer entrenamiento en el cielo, George Best, en el extremo derecho que tanto le gustaba, consiguió la admiración de Dios, que jugaba de lateral izquierdo. Me gustaría que me reservara un sitio en su equipo; quiero decir George Best, no Dios”.
Homenaje de Cantona a Best tras la muerte del genial futbolista.

“Yo no creo que los futbolistas cobren demasiado. El fútbol es muy, muy popular y sin los futbolistas no existiría”.
Cantona

“En el fútbol tienes un adversario; en el cine, tu adversario eres tú mismo”.
Cantona

“No, soy yo”.
Respuesta de Cantona a la pregunta de si el mejor jugador francés de la historia es Michel Platini o Zinedine Zidane.

"No quiero ninguna inscripción en mi tumba, prefiero dejar un halo de misterio".
Cantona