El próximo mes de abril, Manchester United y Manchester City protagonizarán un duelo imperdible por la semifinal de la FA Cup inglesa. El clásico, siempre morboso, tendrá otro condimento picante: el nuevo cruce entre Carlos Tevez y su antiguo club. El argentino ya ha protagonizado este duelo en seis oportunidades y ha experimentado en carne propia lo que significa haber cruzado de vereda luego de ser idolatrado. Y es que en el mundo fútbol, del amor al odio no hay un paso… pero sí un traspaso.

“Yo no soy un traidor”, exclamaba el argentino en su presentación con su nuevo equipo hace apenas dos temporadas. No sabemos si los seguidores de los Diablos Rojos comparten su punto de vista luego de los dos goles que les marcó en la semifinal de la Liga de Copa en 2010, pero sí podemos afirmar que el caso del Apache está lejos de ser el único dentro del fútbol profesional. Y a quien dude, le proponemos un interesante repaso: verdugo de mis ex, al estilo de FIFA.com

Pasiones encontradas
Argentina es famosa por su pasión. Por eso, inevitablemente, debemos hablar de Boca Juniors, un club especialista en reclutar futbolistas de su eterno rival, River Plate. La lista es amplia y variada, aunque el caso emblemático pasa por Claudio Caniggia, quien dio sus primeros pasos con la banda sangre sobre el pecho en 1985. Diez años más tarde, ante la sorpresa de todos, regresó a Argentina para vestir los colores xeneizes.

“¿Por qué vine a este club? Siempre fui hincha de Boca”, sorprendió el Pájaro en su presentación. El dolor de los Millonarios, profundo, sólo se agudizaría un año más tarde, cuando uno de sus niños mimados les marcara… ¡tres goles en un mismo partido! La revancha tomó tiempo, pero llegó en 2010 cuando Jonatan Maidana, central multicampeón con Boca Juniors, anotó para River el gol decisivo del último Superclásico oficial disputado en el Estadio Monumental. ¿La diferencia? Maidana apenas celebró la conquista, mientras que Caniggia pasó a la posteridad con su cariñoso festejo, beso incluido, con Diego Maradona.

El maleficio de PSG
A la hora de buscar refuerzos, los dirigentes del Olympique de Marsella bien deberían focalizar su estrategia en contratar futbolistas que hayan pasado por el París Saint-Germain. O eso marca la historia: aquellos que han vestido la camiseta enemiga fallan poco contra su ex club...

“Cuando le marqué el PSG sentí satisfacción y revancha. No me trataron bien allí, por lo que siempre he querido enfrentarlos y marcarles, tiene un sabor especial”, se relamía Florian Maurice luego de anotar uno de sus cuatro goles históricos al conjunto de la capital. A él se suman otros nombres ilustres en la historia del clásico como Lorik Cana, Gabriel Heinze y Nicolas Laspalles… casi nada, si se tiene en cuenta que en los últimos años, fueron 14 los futbolistas que se “vengaron” de su paso previo por PSG.

Pero el club de París no es el único que ha sufrido este tipo de desilusiones en Francia. En 2009, Caen tuvo que soportar el descenso a manos del campeón, Bordeaux, que se impuso 1-0 y dio la vuelta de honor. El gol fue obra de Yoann Gouffran, quien había vestido los colores del Caen la temporada anterior. “Me siento muy triste por la afición y mis ex compañeros”, confesó tras el partido el autor del tanto decisivo. “¿Celebrar el título? Mañana o cuando llegue a Bordeaux, pero no aquí, no esta noche. Simplemente no puedo”, completó.

Nombres ilustres
En Egipto, los hermanos Ibrahim y Hossam Hassan fueron grandes figuras de Al Ahly durante casi 15 años antes de pasar, inesperadamente, a engrosar las filas enemigas del Zamalek en 2000. La sorpresa no pudo ser mayor para los despechados seguidores del Al Ahly, dado que el eterno rival consiguió el campeonato y se impuso en el clásico ese mismo año… ¡con 2 goles de Hossam! El artillero es uno de los dos jugadores que ha marcado para ambos equipos en la historia del derbi y ocupa actualmente el cargo de entrenador en Zamalek. "Esto no tiene nada que ver con sentimientos y emociones. Así es el fútbol profesional. Uno va donde se le presenta una oportunidad, y mi oportunidad hoy es Zamalek", aseguró en su momento. No hace falta aclarar que su imagen no es la más popular entre los seguidores del Al Ahly…

Hablando de África, imposible dejar de lado a Samuel Eto’o, un especialista en marcarle al Real Madrid. El camerunés, de paso opaco por la institución madridista en la década del 90', no sólo le ha convertido en 10 oportunidades con las camisetas del Mallorca y Barcelona, sino que hasta se dio el gusto de levantar el trofeo de la Liga de Campeones de Europa con el Inter de Milán en el mismísimo Estadio Bernabéu. “En estos años he aprendido a amar al Barcelona y al Mallorca, no volvería jamás al Madrid”, aseguró el delantero que, curiosamente, fue mezclado con rumores de un potencial retorno a la Casa Blanca a comienzos de año.

Y si de goleadores se trata, los campeones mundiales de 2002 también han hecho de las suyas: Ronaldo ha marcado para ambos bandos en el clásico Inter-AC Milan, mientras que Rivaldo rompió el corazón de los seguidores del Palmeiras al anotar tres tantos para Corinthians en la inolvidable final del Braileirão 1994.

Pero aún más dramático resultó el caso de Mo Johnston, ex ídolo del Celtic escocés. “Nunca jugaría en otro equipo británico”, afirmaba antes de firmar inesperadamente… ¡por el Rangers! La expectativa de cara al clásico de 1989 llegó en ambos bandos: despecho para los del Celtic, escepticismo para los del Rangers. Todo se definió en la última jugada: Johnston anotó el gol de la victoria y festejó abrazado a sus nuevos hinchas.

¿Y tú? ¿Conoces otros ejemplos de futbolistas verdugos de su viejo amor? ¿Alguno que valga la pena compartir? Ya sabes, haz clic en “Añade tu comentario” y aporta tu caso favorito.