Sin duda Louis van Gaal es un hombre dotado de una fuerte personalidad que no deja indiferente a nadie. Por su extraordinaria pericia y los grandes éxitos que ha amontonado, suscita un gran respeto por dondequiera que pasa.

A sus 61 años, el técnico, siempre dueño de sí y agudo en la elección de sus palabras, puede jactarse de una brillante carrera al frente de los más ilustres banquillos. Con el Ajax de Ámsterdam, el FC Barcelona, el AZ Alkmaar y el Bayern de Múnich, Van Gaal ha cosechado innumerables títulos nacionales y todos los títulos internacionales que cabe imaginar.

Son famosas sus preferencias por el juego de pases cortos, brioso y sistemático, y por el dispositivo 4-3-3. Numerosos clubes del fútbol contemporáneo han tomado como ejemplo su metodología de ataque.

Van Gaal, que desde agosto de 2012 ejerce por segunda vez como seleccionador de los Países Bajos y se ha propuesto conducir a la Oranje hasta la Copa Mundial de la FIFA 2014, también se distingue por su chisporroteante elocuencia. FIFA.com ha recopilado algunas de sus mejores frases.

"Sé que soy un entrenador muy bueno".
Una muestra de su autoconfianza

"¡Soy el mejor!"
Tras conquistar el título de la liga holandesa con el AZ Alkmaar

"El sentimiento bávaro de la vida me sienta como un guante. ¿Por qué? 'Mia san mia', nosotros somos nosotros, y yo soy yo: seguro de mí mismo, arrogante, dominante, honesto, trabajador, innovador".
Declaración soltada en su primera conferencia de prensa como técnico del Bayern de Múnich

"En Holanda llaman arrogancia a la gran confianza que tengo en mí mismo".
Sobre su imagen pública

"Tengo un cuerpo divino. Los pantalones de cuero me sientan de maravilla. Y también tengo un buen estómago".
Comentario irónico antes de una visita del equipo y el cuerpo técnico del Bayern de Múnich al tradicional Oktoberfest muniqués

"Tengo un cuerpo divino, pero no como el de Mario Gómez".
En alusión al atlético delantero internacional alemán

"Si fuera un dios, lo ganaría todo. No soy un dios".
Sobre sí mismo

"Le he dicho a la junta directiva que festejaremos todos los títulos, porque soy un fanático de los festejos".
En referencia a las perspectivas de triunfo con el Bayern

"Me alegro por los seguidores. Hoy vamos a celebrarlo. Yo siempre me quedo hasta el final; soy el que apaga las luces".
Tras un triunfo del Bayern sobre el Hamburgo

"También soy un fanático de las Navidades".
Confesión previa a las vacaciones de Navidad de su ilusión por disfrutarlas tranquilamente con su familia

"Nunca me he puesto nada de eso. Yo nunca tengo frío. Soy de sangre caliente, como bien dice mi mujer. Siempre dormimos oreja contra oreja".
Sobre la costumbre de Arjen Robben de jugar con pantalones largos en invierno

"Cuando me doy cuenta de que he cometido un error, puedo pasarme la noche entera sin dormir. Pero eso sólo ocurre raras veces".
A él también le cuesta perdonarse los fallos

"Cuando un jugador viene donde mí y me dice lo estupendo que es trabajar conmigo, para mí eso es mucho más importante que cualquier cheque".
Sobre la importancia relativa del dinero

"Si podemos reforzarnos, haremos algún fichaje. Pero no soy uno de esos entrenadores que se limita sencillamente a fichar. Soy más bien un entrenador que quiere mejorar a sus jugadores, y que sabe hacerlo".
Su filosofía como técnico

"Entre estas montañas y el mar, el hombre es un pequeño detalle. Esto es bellísimo".
Durante una concentración de entrenamiento con el Bayern de Múnich en el idílico lago de Garda

"Espero que las ganas puedan más que el cansancio. El espíritu es fuerte pero la carne es débil. Y también tenemos algunos flojos".
Acerca de la condición física de sus jugadores

"Correr es cosa de animales. Al fútbol se juega con la cabeza y con el balón".
Su postura básica respecto al fútbol

"Soy como soy, y mi forma de ser no es sencilla, pero no voy a cambiarla sólo porque a otros les apetezca".
En torno a su estilo directivo

"Si viene otro entrenador, ¿qué clase de credenciales podrá presentar en comparación con los míos? ¿Quién podría venir aquí? [Sir Alex] Ferguson ha ganado más títulos que yo. Tal vez [Fabio] Capello también. Pero ellos ya tienen empleo".
Durante un periodo de crisis en el Bayern de Múnich

"En el deporte no sólo cuenta la técnica, sino también la estrategia y la personalidad. Yo siempre tengo una estrategia".
Sobre los siempre reñidísimos partidos de tenis que disputa con su esposa Truus

"El dinero no da la felicidad; es importante para sentirse contento, pero para mí es más importante el reconocimiento; sobre todo, el reconocimiento de los jugadores".
Acerca de su relación con los futbolistas