En la última reseña estadística de FIFA.com, el fin de la mala racha del Bayern de Múnich en la Supercopa de Europa comparte titularidad con el éxito del Liverpool y Marek Hamsik, y con el chasco del Guangzhou Evergrande.

100 son los goles que Lionel Messi suma ya fuera de casa en la Liga española, cifra con la que ha establecido un nuevo récord, superando por un tanto al exastro madridista Hugo Sánchez. Leo alcanzó este nuevo hito con una tripleta, conseguida en apenas 40 minutos, en el triunfo por 2-3 sobre el Valencia, su tercera después de las que firmó contra el Arsenal en los primeros 45 minutos en abril de 2010 y contra el Mallorca en octubre de 2011.

22 partidos sin conocer la derrota fue la racha del Guangzhou Evergrande que tocó sorprendentemente a su fin el sábado. El líder distanciado de la Superliga china no perdía desde su descalabro por 3-2 en la Liga de Campeones asiática ante el Urawa Reds en abril, y en el campeonato doméstico llevaba más de 10 meses invicto tras caer por 1-0 ante el Beijing Guoan en el cierre del telón de la temporada pasada. En teoría, el Tianjin Taida, en zona de descenso, no parecía capaz de frenar el avance de la potente locomotora del Guangzhou, pero el solitario gol del centrocampista australiano Erik Paartalu en el minuto 16 bastó para desbaratar todos los pronósticos. No es que la derrota haya hecho mella en las aspiraciones al título del conjunto entrenado por Marcello Lippi, que continúa 14 puntos por delante de su principal perseguidor en la clasificación general.

3 entrenadores han ganado ya la Supercopa de la UEFA con dos clubes diferentes, después de que Pep Guardiola conformara el trío siguiendo los pasos de Sir Alex Ferguson y Louis van Gaal. El extécnico del Barcelona ha exorcizado además la maldición que pesaba sobre los clubes alemanes, que habían sucumbido en todas y cada una de las siete finales supercoperas disputadas hasta la fecha. El Bayern había sido protagonista de tres de esas capitulaciones, lo que le daba el peor balance de resultados en la historia del trofeo. El gol del empate de Javi Martínez en el minuto 121 —el más tardío que se ha inscrito en los anales de la contienda— impidió que se prolongara esa secuencia. Al final, los muniqueses culminaron el encuentro habiendo completado su colección de trofeos de clubes de la UEFA, cuatro en total, una hazaña que hasta ahora sólo habían conseguido el Juventus, el Ajax, el Barcelona y el Chelsea.

3 triunfos, todos por 1-0, y todos certificados por un único tanto de Daniel Sturridge, constituyen el mejor arranque de curso del Liverpool en 19 años. Sólo dos veces en la división de honor inglesa —el Manchester City en 1912/13 y el Huddersfield Town en 1920/21— un equipo había arrancado su campaña con tres victorias sucesivas por 1-0, y en ninguno de los dos casos los goles fueron obra del mismo jugador. Sturridge es también el primer futbolista que marca en los tres primeros compromisos del Liverpool en la Premier League desde Robbie Fowler en 1994/95. Su último tanto —el del triunfo del pasado domingo sobre el Manchester United— lo endosó el día de su 24º cumpleaños. A quien menos gracia le hizo ese gol fue al entrenador del Manchester United, David Moyes, que de sus 12 visitas a Anfield aún no ha ganado ninguna.

2 goles ha contribuido Marek Hamsik al Nápoles en cada uno de los partidos jugados hasta la fecha en la Serie A, que hacen de él el único jugador, exceptuando a Alessandro del Piero en 2002/03, que comienza la temporada italiana con dobletes sucesivos. Los dos últimos goles de Hamsik pusieron fin a la ristra de seis partidos sin perder del Verona, y subieron la cuota goleadora del ariete eslovaco con el conjunto napolitano hasta los 75. Otro futbolista que acertó en el blanco este fin de semana fue Carlos Tévez, cuya diana en el 4-1 del Juventus sobre el Lazio sirvió para mantener la racha de partidos de liga en los que el artillero argentino marca y no pierde, que dura ya cinco años. De los 46 últimos choques de primera división en los que Tévez ha anotado un gol, su equipo ha ganado 42 y ha empatado los otros cuatro. Tanto el argentino como Hamsik engrosaron una semana prolífica en la Serie A, con un total de 43 goles en 10 partidos. Esa cifra es la pila de goles más elevada en la liga italiana desde 2005.