Muy pocos jugadores se han ganado el derecho a figurar junto a Pelé, Alfredo Di Stéfano y Diego Armando Maradona en el olimpo futbolístico. Sin embargo, a pesar de no haber ganado nunca un título con su selección y de haber participado únicamente en una Copa Mundial de la FIFA™, el astro holandés Johan Cruyff pertenece a ese selecto grupo. Su extraordinario talento le valió para hacerse un hueco entre los más grandes de la historia del fútbol.

Johan Cruyff, el mejor futbolista holandés de todos los tiempos, era aguerrido, brillante e innovador a partes iguales. Ligero de piernas, elegante y técnico, encaraba a sus rivales con osadía. Al mismo tiempo, Cruyff generaba el juego, centraba balones y marcaba goles, y la cadencia de sus pases es de lo mejor que se ha visto nunca sobre un terreno de juego.

Johan fue el mejor
Gracias a todas estas cualidades, Johan Cruyff lideró a la Oranje hasta la final de la Copa Mundial de la FIFA Alemania 1974™. Pese a que los holandeses cayeron en el duelo decisivo ante la Alemania de Franz Beckenbauer por 1-2 y que Berti Vogts anuló casi por completo a Cruyff en este encuentro, en el recuerdo de los aficionados quedó para siempre el fútbol total que desplegó la Oranje en esta fase final. Con todo, Cruyff fue nombrado mejor jugador del torneo con total merecimiento. "Johan fue el mejor jugador, pero yo fui campeón del mundo", declaró en cierta ocasión el Káiser Beckenbauer, mostrando todo su respeto por el holandés. 

¡Haz clic aquí para recordar su clase!
Cruyff debutó con la selección absoluta de su país en septiembre de 1966 contra Hungría. Jugó un total de 48 partidos vestido de naranja, antes de anunciar su retirada del combinado nacional en octubre de 1977. Sus últimas actuaciones con la Oranje sirvieron para que su país se clasificase para la Copa Mundial de Argentina 1978.

Su trayectoria en el fútbol de clubes, en cambio, se prolongó varios años más. En 1971, 1972 y 1973 se proclamó campeón de la Copa de Europa con el Ajax, mientras que con el FC Barcelona y el Feyenoord de Róterdam también conquistó un título tras otro. Hijo de un verdulero, Cruyff decidió colgar definitivamente las botas en 1984. Su etapa en los banquillos fue igualmente exitosa, y alcanzó la gloria tanto con el Ajax como con el Barça

Con motivo de su 67º cumpleaños el 25 de abril de 2014, FIFA.com ha recopilado las mejores 14 declaraciones de este legendario dorsal número 14. Esperamos que las disfrutes...

"Hemos mostrado al mundo entero que ser futbolista puede ser de lo más divertido. Nos reímos mucho y lo pasamos estupendamente. Represento una época en la que se demostró que el fútbol podía ser atractivo y ganador, al tiempo que disfrutábamos en la cancha".
Cruyff resume su etapa en la selección holandesa

"Un título está bien, pero dos títulos son aún mejor. Cuando un héroe luce dos medallas en el pecho, anda mejor porque tiene ambos lados compensados".
Cruyff y su lógica aplastante

"Los futbolistas de la calle valen más que los entrenadores con formación".
Cruyff sobre el papel del entrenador

"Toda desventaja tiene su ventaja". 
Cruyff ve algo positivo en todo lo negativo

"Si tenemos el balón, el rival no podrá marcar gol". 
Cruyff explica la sencillez del juego

"Si vas perdiendo, tienes que sacar un defensa más". 
Cruyff expone una teoría muy interesante para cuando se va por detrás en el marcador

"Si quisiera que lo entendieran, lo habría explicado mejor".
Cruyff charla con los periodistas

"Antes que meter la pata, prefiero no meterla".
Lo que quiere decir Cruyff en realidad es que él nunca tropieza dos veces con la misma piedra

"Tengo dos masajistas, uno jugaba en segunda división y el otro en tercera. Ambos chutan igual de fuerte con ambas piernas. ¿Pero hay algún ambidiestro en mi equipo? Para mí, todo es cuestión de técnica".
Cruyff critica la falta de versatilidad de sus jugadores

"Creo que siempre que se menciona el nombre de Cruyff, todo el mundo sabe perfectamente de quién se trata". 
Un ejemplo de la característica autoconfianza de Cruyff

"Si ves que no puedes ganar, asegúrate de no perder".
En otras palabras: si tu rival es superior a ti, minimiza al máximo los daños

"El fútbol es un juego de errores. Y gana el equipo que menos errores comete".
Cruyff vuelve a explicar la sencillez del deporte rey

"¿Qué es la velocidad? Los deportistas suelen confundir la velocidad con la percepción. Es muy fácil: si yo echo a correr y adelanto a otro, parezco más rápido".
A Cruyff le gustan los jugadores ágiles de piernas y de mente

"El azar es lógico".
Es evidente que Cruyff no cree en las casualidades