En el fútbol pueden verse caños... y CAÑOS. El que hizo Elkeson el sábado fue inolvidable, al igual que el de Rivelino contra el Vasco da Gama, el de Juan Román Riquelme contra Rosario Central, o el de Fernando Redondo contra el Manchester United.

Además, ese túnel le sirvió al brasileño de 26 años para marcar un gol de una trascendencia incalculable: el único que registró la final a doble partido de la Liga de Campeones asiática. Ese tanto dejó destrozado al Al Ahli, y reservó al Guangzhou Evergrande un vuelo corto para cruzar el Mar de China Oriental el próximo mes. La foto de arriba muestra una vista del Estadio Tianhe después del encuentro.  

Un gol del propio Elkeson ayudó al conjunto chino a alcanzar las semifinales de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en 2013, antes de perder allí ante el Bayern de Múnich. Posteriormente, el Guangzhou cayó por 2-3 ante el Atlético Mineiro en un vibrante partido por el tercer puesto.

¿Lo harán mejor los hombres de Luiz Felipe Scolari en Japón 2015?