Hay muchas tradiciones comunes a todo el mundo en los días de partido, como las celebraciones de los goles, el intercambio de camisetas cuando suena el pitido final o llevarse el balón a casa tras marcar una tripleta. Sin embargo, a pesar de tratarse de un deporte global, las costumbres futbolísticas siguen variando entre países, y lo que puede parecer la norma en un sitio quizás resulte totalmente extraño en otro.

FIFA.com rinde homenaje a la diversidad de experiencias de los días de partido por todo el planeta, repasando las muchas maneras que tenemos de disfrutar del deporte rey.

Los sabores del fútbol
Tener algo que llevarse a la boca es un ingrediente básico de la experiencia que rodea a los partidos, y el lugar del mundo en el que estemos será lo que determine qué comemos. En Argentina encontramos a multitud de vendedores de choripán, básicamente un chorizo parrillero asado que se sirve entre dos trozos de pan. En la vecina Uruguay también es muy popular el chivito, un sándwich de carne aderezado con mayonesa y mozzarella.

Cuando terminan los partidos en España es inevitable ver cáscaras de pipas (semillas de girasol) por todas partes. Este sano aperitivo suele consumirse mucho en los estadios. “¡De niño me encantaba ver los partidos comiendo pipas!”, recuerda el delantero del Juventus y de la selección española Álvaro Morata.

Gran Bretaña está en las antípodas de las saludables pipas: allí prefieren darse un capricho de pastel y Bovril, una bebida caliente a base de extracto salado de carne. Cuando el antiguo astro del Manchester United Ryan Giggs inauguró este año en Londres su restaurante Cafe Football, quiso llevar a su local el sabor típico de los estadios: “Recuerdo que engullíamos pasteles y tomábamos Bovril en las gradas de Stretford End. Queríamos que la gente pudiese probar ese ambiente de los partidos”.

Expectativas técnicas
Giggs ejerció brevemente como entrenador provisional del Manchester United tras la marcha de David Moyes, por lo que ya conoce de primera mano la costumbre inglesa de compartir una copa de vino con el técnico contrario después de los partidos. No obstante, como no tardó en descubrir el propio Moyes cuando dirigió a la Real Sociedad en España, esta tradición es exclusiva de Inglaterra.

Así lo explicó él mismo durante su etapa al frente del club vasco: “Propuse a varios técnicos ir a tomar un vaso de vino o una cerveza después del partido, como hacemos en la Premier League. En la liga inglesa, los entrenadores charlan durante veinte minutos, y no siempre hablan de fútbol. De momento no ha aceptado nadie. Aquí hay muy poca comunicación entre los técnicos”.

Que los entrenadores rivales coincidan en Inglaterra al término de los encuentros para hablar entre sí de tácticas puede parecer poco corriente en otros países, aunque por el mundo es habitual que comparezcan ante la prensa para analizar cómo han transcurrido los partidos. En la República de Corea van un poco más allá, y los periodistas suelen visitar los vestuarios antes del saque inicial para hablar con los técnicos del choque que les espera.

Y si bien estos acostumbran a ser muy reservados en cuanto a su estrategia los días de partido, hay uno de la K-League que siempre realiza una presentación detallada de los planes de su equipo justo antes del saque inicial: Seo Jung-Won, entrenador del Suwon Bluewings e internacional en 87 ocasiones con la República de Corea, quien lo detalla todo en una pizarra para los periodistas. Esa información nunca se filtra, sino que se conserva hasta después del pitido final.

Las cosas más increíbles
Timber Joey —la mascota del Portland Timbers, club de la MLS— es algo verdaderamente irrepetible: un leñador que corta un tronco gigante con una motosierra detrás de la portería y entrega un trozo de madera a los jugadores que hayan marcado tras el partido. “Cada uno tiene sus costumbres, ¡la mía es correr por ahí con una motosierra!”, declaró la mascota a VICE Sports.

Pero el Portland Timbers no es el único equipo que tiene una mascota muy especial para entretener al público los días de partido. El Benfica portugués cuenta con dos: Vitória y Glória, dos águilas que sirven de símbolos vivientes del emblema de la entidad. Cuando juega el Benfica, antes del saque inicial, Vitória vuela por encima del estadio para enfervorizar al público, y luego se posa en un escudo del club situado en el círculo central, cuando los jugadores entran en la cancha. Esta emblemática escena ha sido captada en muchas fotografías y vídeos de YouTube, aunque acercarse al ave es una experiencia sobrecogedora.

“Me fascinó saber de la ceremonia del vuelo del águila antes de los partidos de casa, en la que el águila crea una versión en vivo del escudo del club”, admitió la actriz y modelo india Rakul Preet Singh. “Quería sacarle una foto, pero me daba miedo acercarme. Era enorme, y me asusté al verla de cerca. Al final tuve que sacar la foto en el bar del club. Mi cara parece más pequeña que su pico, que es afiladísimo, ¡y tiene las garras más grandes que la palma de mi mano!”

¡Que se oiga tu voz!
¿Y cómo son los días de partido en tu país? Deja un comentario para compartir tus experiencias con aficionados al fútbol de todo el mundo.