La Copa Mundial de Clubes de la FIFA que empieza esta semana regresa en su 12ª edición a su escenario más prolífico. Japón, de hecho, albergará la competición por séptima vez.

En la primera, en 2005, el Liverpool era el gran favorito. El equipo de Rafa Benítez, en el que figuraban Xabi Alonso, Harry Kewell y Steven Gerrard al máximo de facultades, eliminó al Deportivo Saprissa por 3-0 para plantarse en la final. Su rival en Yokohama era el São Paulo, para el que Rogerio Ceni había anotado el gol de la victoria por 3-2 sobre el Al Ittihad en semifinales.

En la final, el Liverpool monopolizó la posesión y registró 21 disparos a puerta contra los cuatro del São Paulo. Sin embargo no pudo batir a un excepcional Ceni, y el tanto sin réplica de Mineiro sentenció el encuentro. En la misma ciudad en la que había ganado el Mundial con Brasil, el arquero del São Paulo se proclamó Jugador del Partido y se hizo con el Balón de Oro adidas al mejor jugador del torneo.

“La sensación es diferente a la de ganar el Mundial porque llevo 15 años en este club”, declararía Ceni después. “Es muy especial".

Diez años después, con 42 años de edad y 23 en las filas del Tricolor Paulista, el portero que más goles ha marcado en la historia del fútbol ha puesto fin a su carrera. ¡Menuda leyenda!